La factura petrolera de Honduras en el primer semestre de 2013 fue de US$1.060 millones, un 8,2 % menos que en el mismo periodo del año pasado, informó el Banco Central del país centroamericano.

De enero a junio pasado la compra de combustibles disminuyó en US$94,3 millones (8,2%) con respecto a los US$1.154 millones registrados en la misma fecha de 2012, señaló el Banco Central en un informe.

De total de combustibles importados, el 34,7 % corresponde al diesel, por un valor de US$368,3 millones, 8,9 % menos que en el primer semestre del año pasado, cuando sumó US$401,8 millones, detalló el documento.

Por la compra de búnker, principal materia prima para la generación de energía térmica, los hondureños pagaron US$318,8 millones.

El organismo indicó que la compra de gasolina le costó a Honduras 299,3 millones de dólares, US$7 millones (2,4 %) más que en los primeros seis meses de 2012, cuando ascendió a US$292,3 millones.

Además, se importaron US$74,1 millones en queroseno y gas licuado para uso doméstico.

Según el Banco Central, la disminución en la factura petrolera en el primer semestre de 2013 obedece a la caída en los precios y a la menor demanda de los derivados del crudo.

Honduras pagó unos US$2.100 millones por la importación de derivados del petróleo en 2012.