Barcelona. El presidente de FCC Construcción, Fernando Moreno, ha asegurado que FCC ingresará unos 1.700 millones de euros por el contrato del metro de Riad, la capital saudí, el mayor contrato internacional de la historia de la construcción en el que ha participado como adjudicataria una empresa española.

En declaraciones, Moreno ha explicado que esta es aproximadamente la parte que corresponde a la constructora española de los 6.070 millones que Arabia Saudí pagará al consorcio liderado por FCC que se encargará de construir tres líneas del metro de Riad.

En ese consorcio participan también las francesas Alstom y Setec, la holandesa Strukton, la coreana Samsung, Freyssinet Saudi Arabia y la española Typsa.

Además del proyecto adjudicado a FCC, la Autoridad para el Desarrollo de Riad (ADA, en inglés) ha adjudicado a un grupo de empresas encabezado por la estadounidense Bechtel dos líneas del metro que suman 63,3 kilómetros por 7.119 millones de euros, en tanto que el grupo italiano Ansaldo STS y sus socios se encargarán de otra línea de 40,7 kilómetros con un presupuesto de 3.928 millones de euros, al cambio actual.

Moreno ha precisado que FCC tiene una participación del 35,8% en el proyecto que lidera y ha destacado que los ingresos por este 'megacontrato', el "más importante de la historia" para la empresa que preside Esther Alcocer Koplowitz, son "fundamentales" en un momento de parón del mercado nacional que obliga a buscar negocio en el extranjero.

"El contrato es un reconocimiento mundial a la capacidad que tiene FCC en este tipo de obras y, en general, un reconocimiento a la industria nacional (...) Vamos a exportar conocimiento", ha asegurado Moreno.

Este contrato obligará a FCC a desplazar ingenieros a Arabia Saudí en colaboración con sus socios y a crear un "comité de seguimiento" para definir el papel de la compañía en el consorcio.

"FCC tendrá un papel de líder en el proyecto, ya que debe tutelar su desarrollo", ha precisado Moreno, que ha asegurado que el proyecto tiene dos partes: la construcción de las infraestructuras, que asumen básicamente FCC, Strukton y Samsung, y el suministro del material rodante, que compete a Alstom.

FCC usará en buena medida contratistas o subcontratistas locales, y enviará profesionales para coordinar y programar la ejecución de obras, si bien entiende que un proyecto de estas características también beneficiará a otras empresas e industrias españolas.

Las empresas adjudicatarias tienen un plazo de unos cinco años para llevar a cabo la obra; en un principio, FCC cuenta con destinar casi un año a la definición del proyecto, aunque se propone empezar la obra "cuanto antes", incluso antes de ese plazo, porque un contrato de esta magnitud obligará a trabajar en paralelo y en varios frentes a la vez.

El suburbano de Riad es el metro más grande del mundo en proyecto gracias a 6 líneas que sumarán una longitud superior a los 176 kilómetros y que requerirán para su construcción 600.000 toneladas de acero (equivalentes a 80 veces al empleado para construir la Torre Eiffel) y 4,3 millones de metros cúbicos de hormigón (11 veces el utilizado en Burj Khalifa de Dubai, el rascacielos más alto del mundo).

En concreto, FCC se responsabilizará de un tercer lote que abarca el diseño y la construcción de las líneas 4 (naranja), 5 (amarilla) y 6 (púrpura), que constarán de 25 estaciones para las que serán necesarios un total de 64,6 kilómetros de vías de metro, 29,8 kilómetros de viaductos, 26,6 kilómetros de vías subterráneas y 8,2 kilómetros de vías de superficie.