Santiago, Chile. Feller Rate bajó desde “BB-” a “B+” las clasificaciones otorgadas a la solvencia y a las líneas de bonos de SMU S.A. Paralelamente, mantuvo el Creditwatch “En Desarrollo”.
La acción de clasificación responde a que, en opinión de Feller Rate, el plazo para inyectar la liquidez necesaria para la compañía resultaría ser demasiado prolongado. Tanto el plazo como el ingreso de recursos, por US$300 millones, se encuentran sujetos a la obtención de un waiver por parte de los tenedores bonos internacionales par a incrementar el endeudamiento de SMU por sobre el límite de US$50 millones impuesto en el contrato de los bonos 144-A. Asimismo, este monto correspondería a un crédito puente subordinado al resto de toda la deuda, el que, una vez obtenido el waiver, debería ser aún suscrito por la entidad.

El 27 de agosto pasado las juntas de tenedores de bonos locales aprobaron otorgar un waiver a SMU por la situación de incumplimiento de los covenants de cobertura de gastos financieros netos y de leverage financiero neto, acordando la no medición de ambos indicadores hasta diciembre de 2016. La condición de no medición en conjunto con la amplitud del plazo entregado aportan una importante flexibilidad a la entidad.

Sin embargo, la mantención del waiver se encuentra sujeta a que el accionista controlador obtenga para SMU el crédito puente subordinado señalado precedentemente antes del 31 de diciembre de 2013 y que posteriormente materialice el aumento de capital, por al menos US$300 millones, antes del 31 de marzo de 2014, utilizando los fondos recaudados para realizar el pago de la deuda subordinada.

De acuerdo con nuestras estimaciones, la generación de caja operacional de SMU se mantendrá fuertemente debilitada para lo que resta de 2013, periodo en que encara la necesidad de satisfacer inversiones comprometidas por cerca de US$87 millones y vencimientos de deuda del orden de US$150 millones (que incluyen US$92 millones de líneas de crédito y US$36 millones en préstamos relacionados a su matriz).

A todo lo anterior se suman los nuevos errores de contabilización informados por SMU, que se han traducido en que, a lafecha, aún no se encuentren disponibles los estados financieros corregidos del primer trimestre de 2013. Asimismo, la entidad ha comunicado que no es posible descartar que sea necesario corregir estados financieros de ejercicios anteriores.

SMU se encuentra desarrollando un plan de fortalecimiento operacional y financiero, con un horizonte de ejecución de 30 meses. El plan de acción incorpora entre las principales iniciativas el cierre de 75 locales, la reducción del capex comprometido para el periodo 2014-2015 y otras medidas de racionalización y optimización de costos. Adicionalmente, el plan contempla la venta de la participación minoritaria (40%) de SMU en Supermercados Monserrat y la enajenación de Construmart, Dipac y Mayorsa. La compañía estima que el monto total a recaudar podría ubicarse entre US$300 millones y US$400 millones.

Las expectativas de mejora en el desempeño operacional se ven favorecidas por la disponibilidad por parte de la empresa de herramientas para gestionar su propuesta comercial y por su capacidad de aumentar la centralización de operaciones y capturar economías de escala.

Sin embargo, estas mejorías serían capturadas en forma gradual, en el mediano y largo plazo. Para alcanzarlas, la empresa tiene el desafío de revertir los efectos de la menor afluencia de clientes asociada a los problemas de abastecimiento y superar las dificultades experimentadas en el proceso de integración.

El próximo 13 de septiembre, SMU enfrenta el vencimiento del plazo de suspensión temporal del covenant contenido en los contratos de créditos bancarios. Feller Rate estará atento a las condiciones que surjan de las negociaciones que la empresa mantiene con sus bancos acreedores.

Las clasificaciones permanecerán en revisión especial mientras no se terminen de dilucidar y materializar los eventos en desarrollo relacionados con los covenants en sus deudas, la suscripción del crédito puente subordinado y el posterior aumento de capital. En lo inmediato, un factor determinante en la evolución de las clasificaciones continúa siendo la oportunidad en los plazos de la inyección de recursos y el nivel de suficiencia de los mismos para cubrir los déficit de caja proyectados para 2013, estimados por Feller Rate en torno a los US$350 millones.

Con posterioridad a la resolución del Creditwatch, Feller Rate considerará de alta importancia la oportuna obtención de fuentes externas de financiamiento en el futuro, que pudieran ser provistas mediante nuevos aumentos de capital o refinanciamientos, en vista de los relevantes vencimientos de deuda en el periodo 2015-2017, por US$208 millones, US$192 millones y US$152 millones, respectivamente.

Un Creditwatch En Desarrollo o “Revisión Especial” señala la dirección potencial de un a clasificación, centrándose en eventos y tendencias de corto plazo que motivan que ésta quede sujeta a una observación especial por parte de Feller Rate. Con todo, el que una clasificación se encuentre en Creditwatch no significa que su modificación sea inevitable. La designación “En Desarrollo” significa que la clasificación puede subir, bajar o ser confirmada.