Nueva York, EFE. Exxon Mobil, la mayor compañía petrolera del mundo, anunció un descenso del 35% en su beneficio neto del primer semestre del año, que se situó en US$16.360 millones.

Esta cifra contrasta con los US$25.360 millones que la empresa ganó en los primeros seis meses de 2012, según detalló en un comunicado.

El beneficio semestral de Exxon Mobil supone US$3,67 por acción, un 32% menos que los US$5,41 de hace un año.

La tendencia se agudizó en el segundo trimestre, en el que el beneficio cayó un 57% hasta los 6.860 millones (frente a los 15.910 del mismo período del ejercicio anterior), lo que la compañía atribuyó a una menor producción de sus refinerías y una reducción de los márgenes.

Los ingresos trimestrales fueron de US$106.470 millones, mientras que el beneficio por acción fue de US$1,55, frente a los US$3,41 del mismo período de 2012, por debajo de los US$1,90 que preveían los analistas financieros.

La empresa recordó que los beneficios del segundo trimestre del pasado año habían sido especialmente altos por la venta de sus operaciones de lubricantes en Japón.

Exxon Mobil explicó que durante ese trimestre la producción de gas y petróleo bajó un 1,9%, mientras que también bajaron los beneficios del sector de refino debido a los menores márgenes y la reducción de la actividad debido a labores de mantenimiento en varias refinerías.

Tras presentar estos resultados, las acciones de Exxon Mobil, que cotizan en el índice Dow Jones de Industriales, bajaban un 0,89 % en las operaciones electrónicas previas a la apertura de los mercados