Boston. General Electric Co, el mayor conglomerado de Estados Unidos, reportó el viernes ganancias mayores a las esperadas para el primer trimestre y estimó que sus utilidades crecerían en lo que resta del 2010.

Las acciones de la firma, que aseguró que lo peor de la crisis global había quedado atrás para su golpeada división financiera, cayeron 2,72% en medio de un mercado bajista.

El mayor fabricante mundial de motores para aviones y de turbinas eléctricas reveló una caída de 24% en sus pedidos de nuevos equipos para energía y de 21% en los pedidos de equipos para aviación.

Sin embargo, algunos inversores expresaron preocupación por una caída de 8% de los pedidos totales y un retroceso mayor al esperado de los ingresos. Ello generó preocupación sobre que tan sostenible es la recuperación de la empresa.

"Excedieron las expectativas de ganancias y es difícil culparlos por ello, pero la cifra de ingresos es ligera", dijo Peter Sorrentino, vicepresidente senior y gerente de portfolio de Huntington Asset Advisors. Pero Sorrentino expresó temor porque la cartera de pedidos permaneciera estable. "No veo un gran aumento en órdenes aquí, así que estoy un poquito preocupado por el ritmo de la actividad", añadió.

GE dijo que su cartera de pedidos firmes se mantuvo estable en US$174.000 millones. "Estamos encabezando una GE renovada", dijo el presidente ejecutivo, Jeff Immelt.

El ejecutivo ha sido el cerebro de una renovación en la cartera de negocios de GE, incluyendo la reducción de su robusto brazo financiero y la venta de una participación mayoritaria en su negocio de medios NBC Universal a Comcast Corp, el mayor operador de cable de Estados Unidos.

"Esperamos aumentar nuestras ganancias y dividendos del 2011 en adelante", dijo Immelt.

Ganancias superan expectativas. GE anotó una utilidad neta atribuible a accionistas comunes de US$1.870 millones, o US$0,17 por acción, lo que implica una caída de un 32 por ciento frente al nivel del primer trimestre del 2009.

Las ganancias por operaciones continuas se ubicaron en US$0,21 por acción, con lo que superaron las previsiones de los analistas de US$0,16 por papel, según Thomson Reuters I/B/E/S.

Los ingresos cayeron 5%, a US$36.600 millones, menos que los US$37.100 millones anticipados por los analistas.

GE, que también fabrica locomotoras ferroviarias, ya no brinda a los inversionistas objetivos numéricos de ganancias por acción. En cambio, les ofrece un "marco operativo" anual de cómo espera que cada división se desempeñe.

GE Capital, que invirtió fuertemente en bienes raíces comerciales, se convirtió en el talón de Aquiles del conglomerado, por lo que espera reducir su peso en las ganancias generales a entre 30% y 40% del total del grupo, desde el más de 50% previo a la recesión.

La división anotó una caída de su utilidad operacional en el trimestre. La unidad energética de GE reportó un aumento de sus ganancias en el período.

Entre los rivales de GE se encuentran algunas de las empresas más grandes del mundo, como el conglomerado alemán Siemens AG, al grupo francés Alstom SA y el suizo ABB Ltd. Las acciones de GE caían 3,33% a US$18,85.