Seul. El segundo fabricante de coches importante de Corea del Sur, Kia Motors, ha visto sus ganancias operativas caer en el segundo trimestre del año debido a interrupciones de suministro en plantas locales y a costes extraordinarios, dijo un informe regulatorio de este viernes.

Las ganancias operativas cayeron 8,5% desde un año antes hasta situarse en 1,13 billones de wones (US$1.020 millones) en el periodo de tres meses hasta el 30 de junio.

Los ingresos aumentaron 4,5% interanual hasta los 13,11 billones de wones en el segundo trimestre debido a las vigorosas ventas de coches en el extranjero, y los ingresos netos aumentaron 7,7% hasta situarse en 1,18 billones de wones.

Los primeros seis meses de este año, la empresa vendió un total de 1.445.432 vehículos a nivel global, un aumento del 3,6% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

La venta de coches en el extranjero registró una subida de 15,4%, compensando los malos resultados de las ventas en el mercado doméstico.

Las ganancias operativas del segundo trimestre cayeron debido a que los trabajadores sindicalizados se negaron a trabajar horas extra los fines de semana, causando un trastorno de la producción de las fábricas domésticas.

La apreciación de la divisa surcoreana contra el dólar y la previsión de retiradas en casa y en el extranjero también han contribuido a unos beneficios menores.