La Paz. El presidente de Uruguay, José Mujica, dijo este sábado que para su país es "importantísimo" concretar la compra de gas natural boliviano, en un proyecto que involucraría eventualmente a Argentina como país de paso.

Mujica, un ex guerrillero de 74 años, hizo la afirmación durante una visita oficial a su homólogo boliviano, Evo Morales, en la ciudad central de Cochabamba, a donde el mandatario uruguayo llegó procedente de Chile.

En una declaración conjunta, los mandatarios se comprometieron a relanzar el pacto de integración política y económica denominado Urupabol, que incluye también a Paraguay y que tendría su motor de desarrollo en un futuro gasoducto multinacional desde el Chaco boliviano hasta las costas uruguayas.

Mujica y Morales pusieron la integración energética en primer plano al día siguiente de que la Corporación Andina de Fomento confirmara una donación para financiar un estudio de prefactibilidad del nuevo gasoducto.

"Poder tener acceso al gas boliviano es importantísimo para nosotros, por el costo de la energía, que es determinante", dijo Mujica, quien asumió la presidencia uruguaya el 1 de marzo.

En implícita alusión a Argentina, agregó que el gas boliviano llegaría a Uruguay por una red de gasoductos a ser construida en el noreste argentino. "Tenemos que pedir ayuda a otros componentes de la patria grande, que nos dejen pasar el gas, así como suena", dijo Mujica.

Morales apuntó, en la declaración conjunta, que Bolivia tenía "la plena disposición para iniciar la exportación de gas a Uruguay", destacando la voluntad política de acelerar las definiciones técnicas del plan.

El presidente boliviano agregó que la búsqueda de nuevos mercados para el gas era una de las tareas prioritarias de la política de hidrocarburos de su país, que posee la segunda mayor reserva gasífera de Sudamérica, después de Venezuela.

Bolivia exporta actualmente gas sólo a Argentina y Brasil, en un negocio de más de 2.000 millones de dólares anuales, constituido en la principal fuente de divisas del país altiplánico y que pretende duplicar en el próximo quinquenio.

Cooperación. Mujica aprovechó su visita para expresar un firme respaldo a la iniciativa boliviana de despenalización de la hoja de coca, materia prima de la cocaína.

El gobernante uruguayo dijo que la comunidad internacional debería reconocer que el consumo de hoja de coca "está incorporado a la cultura y las tradiciones de los países andinos y nada tiene que ver con lo que vino después, el uso abusivo de la drogadicción, el narcotráfico".

Ofreció cooperación a Bolivia para la erradicación de la fiebre aftosa, que afecta a la industria ganadera, así como colaboración en cuestiones científicas.

"Acá y en el Chaco paraguayo es donde queda el foco permanente de aftosa, que no conoce fronteras políticas, hace perder mucha plata que beneficiaría a nuestros pueblos", dijo el gobernante de Uruguay.

Mujica prevé retornar a Montevideo el domingo tras recibir varios homenajes en comunidades campesinas del centro boliviano.