Frankfurt. Los operadores de telefonía móvil de todo el mundo podrían invertir este año hasta US$72.000 millones en tecnologías inalámbricas de banda ancha para afrontar el crecimiento de la demanda, según la patronal del sector de las telecomunicaciones (GSMA)

La Asociación GSM (GSMA) dijo que se espera que los operadores destinen alrededor de la mitad del gasto de capital en infraestructura móvil para inversiones en banda ancha móvil, lo que supone un aumento de alrededor del 15% frente al 2009.

Hasta US$34.000 millones se invertirían en la región Asia-Pacífico, unos US$19.000 millones en América del Norte y hasta US$14.000 millones en Europa, según los datos de inversiones recopilados por Deutsche Bank, señaló la GSMA.

"Además, HSPA está creciendo de modo significativo", declaró Dan Warren, director de tecnología de GSMA.

La banda ancha móvil se aplica a conexiones de datos móviles mediante el estándar Acceso Ascendente de Paquetes a Alta Velocidad (HSPA, por sus siglas en inglés), una tecnología ampliamente utilizada que puede gestionar transferencias tanto de voz como de datos para que los usuarios puedan hablar por teléfono y navegar por la red al mismo tiempo.

"A finales de este año tendremos casi 340 millones de conexiones HSPA en todo el mundo, con 13 millones de conexiones nuevas cada mes", afirmó Warren.

En comparación, unos nueve millones de conexiones HSPA se añadieron de media a finales de 2009.

Sin embargo, el número de conexiones no tiene por qué pasar directamente al número de usuarios, porque en muchos mercados maduros un usuario puede tener varios teléfonos. En los países emergentes, por otra parte, muchos usuarios comparten o alquilan un aparato.