Viborg, Rusia. La compañía rusa Gazprom inauguró el viernes las obras de construcción del tramo marítimo gasoducto Nord Stream, el mayor del continente, que suministrará gas ruso otros países europeos.

El tramo, que tendrá una extensión de 1.198 kilómetros, conectará el puerto ruso de Viborg por el fondo del mar Báltico con el alemán de Greifswald, desde donde otros dos conductos transportarán el combustible a Alemania y Suecia, consignó Globovisión.

La construcción del tramo terrestre, que con 400 kilómetros recorre sólo territorio ruso, comenzó en diciembre de 2005. Se prevé que la puesta en funcionamiento del primer bombeo, con una capacidad de 27.500 millones de metros cúbicos de gas anuales, se inicie en 2011. Al año siguiente, se duplicarán los envíos.

En la ceremonia, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, aseguró que el proyecto ofrecerá gas “a precios razonables” y permitirá “garantizar la seguridad energética”. Y detalló que “la construcción del Nord Stream no sólo es un proyecto comercial trasnacional, sino que es nuestra contribución a la solución de los problemas ecológicos y climáticos, no sólo regionales, sino globales”.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, manifestó su esperanza en que el gasoducto, al que calificó como un proyecto político y económico, entre pronto en servicio.