Las generadoras de electricidad por medio de carbón están en plena competencia. En la actualidad, con esta tecnología, hay instalados proyectos que aportan 284 megavatios (MW), mientras que en construcción se encuentran seis plantas que tendrán capacidad para generar 600 MW —884 MW a futuro—.

Los datos son proporcionados por el Administrador del Mercado Mayorista (AMM), el ministerio de Energía y Minas y la Asociación de Cogeneradores Independientes (ACI).

Un ejemplo de ese comportamiento se refleja en los datos de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), que evidencian que el 20 de septiembre recién pasado el 22% se generó con carbón, mientras que un año antes representaba el 15%.

La planta más grande de carbón es Jaguar Energy, que planea aportar 300 MW, pero se tiene previsto que 150 MW entren a operar en el 2014. Para todo el proyecto se contempla la inversión de US$750 millones.

Estos tendrían capacidad instalada de 240 MW, según Rodolfo MacDonald, gerente de ACI.

Para este proceso de cambio de combustible se instalan plantas nuevas, con inversión de US$1 mil millones desde el 2008 hasta el 2016, declaró MacDonald.

En este proceso entraron ya en operación, el año pasado, los 60 MW de capacidad instalada del ingenio Magdalena.

Cada una de las plantas tendrá capacidad instalada de 60 MW.

Se tiene previsto que en noviembre del 2014 empiece a operar otro bloque de Magdalena y uno de Santa Ana.

En tanto, para noviembre del 2015 entraría la generación de los ingenios Pantaleón y Trinidad.

Macdonald explicó que al sistema nacional interconectado, cada una aportará 55 MW durante la zafra porque se usará lo equivalente a 5 MW, para extraer vapor de las turbinas para el proceso de producción de azúcar. En época sin zafra se tendrá mayor capacidad de generación y se aportará con biomasa.

Para MacDonald, el viceministro de Energía, Edwin Rodas, y el consultor Luis Ortiz, los precios del carbón son más bajos y menos volátiles que los del búnker, lo que también generará competencia de precios.

Piden requisitos. Para instalarse en Guatemala, el ministerio de Ambiente y Recursos Naturales  pide cumplir  requisitos y el  pago de compensaciones por la  emisión   de CO2 (dióxido de carbono),  pero el problema es que no hay  mecanismos para que se efectúen esos pagos, según  el viceministro de Energía, Edwin Rodas.

Yuri Melini, director general del Centro de Acción Legal, Ambiental y Social, expuso que  no  existe legislación al respecto. Melini refirió que  se logró establecer en el contrato de Jaguar Energy que esta pague compensación por la emisión de CO2, mientras que Rodas mencionó que se trabaja en un plan piloto para que esa empresa  pague por medio de  estufas mejoradas. 

Según Melini, con Jaguar Energy Guatemala aparecerá en la lista de emisores de gases de efecto invernadero.

Macdonal señaló que a los cogeneradores no les han hecho requerimiento de compensación por emisión de gases.