Santiago de Chile. La empresa chilena dedicada a la generación de energía eléctrica Colbún certificó la reducción de emisiones por un millón y medio de toneladas de dióxido de carbono (CO2).

En un comunicado difundido este miércoles por la compañía, se anunció que a la fecha Colbún ha generado un total de 1.485.655 toneladas de reducción de emisiones de CO2, lo que ha sido confirmado por Naciones Unidas.

Estos bonos de carbono o CERs, por su sigla en inglés, provienen de los créditos emitidos por la operación de las centrales hidroeléctricas de pasada Chacabuquito (30 megavatios) y Hornitos (61 megavatios), situadas en la región de Valparaíso, a 120 kilómetros al noroeste de Santiago.

Además, de la central Quilleco (71 megavatios), emplazada en la región del Biobío, a unos 460 kilómetros de la capital chilena.

Según la empresa, "el reciente reconocimiento de las Naciones Unidas consolida el liderazgo de Colbún como uno de los mayores generadores de CERs en Chile y el principal generador hidroeléctrico de estos créditos".

El jefe de Sustentabilidad y Cambio Climático de Colbún, Cristián Mosella, señaló que "los esfuerzos y logros alcanzados por Colbún en esta materia han sido reconocidos por nuestros clientes, quienes además de considerarnos como un socio confiable valoran los estándares ambientales de nuestras centrales".

Un bono de carbono equivale a una tonelada de CO2, que no se emite a la atmósfera, siendo generados por aquellos proyectos que, amparados en el Protocolo de Kioto, acreditan ante las Naciones Unida su sustentabilidad y aporte en la mitigación del Cambio Climático.

Colbún se rige principalmente por el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kioto, un riguroso estándar en cuanto a requerimientos y exigencias de sustentos de los proyectos que emiten bonos de carbono.

Colbún cuenta con 21% de participación de mercado eléctrico chileno y cerca de 1.000 colaboradores. Además, la empresa es el segundo mayor generador del Sistema Interconectado Central (SIC), después de Endesa, controlada por su homónima española.