Monterrey. Para 2030 solo el 15% de los vehículos producidos en México serán eléctricos, con lo cual autoridades del país están incumpliendo con su meta trazada, dijo el miércoles Francisco Garza, jefe de General Motors (GM) en la nación latinoamericana.

GM, el mayor fabricante de automóviles en Estados Unidos, ya está en conversaciones con autoridades de los tres niveles de Gobierno para impulsar la producción de vehículos eléctricos, mencionó Garza.

"Vamos a tener una mejor idea de cuál va a ser el volumen real que se puede comercializar hoy hasta el 2030", comentó el presidente y director general de General Motors México al precisar que la producción también dependerá de cómo avancen las normas de electrificación.

La producción de vehículos eléctricos, explicó, podría alcanzar el 30% debido a la caída en los costos de fabricación y en la medida en que esta avance a una mayor impulsada por incentivos gubernamentales y mayor disponibilidad de estaciones de carga.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, y otros funcionarios de su gabinete, han asegurado que México está en camino de cumplir, o incluso superar, la meta de convertir el 50% de su producción automotriz en eléctrica para 2030.

Garza explicó que la meta oficial es que se alcanzará un 30% de la producción para 2030. Una vocera de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) dijo a Reuters que el objetivo es entre el 30% y el 50%.

General Motors está en proceso de convertir la producción de su planta en Ramos Arizpe, del norteño estado Coahuila, a vehículos eléctricos y planea hacer lo mismo en sus otras dos armadoras instaladas en el país para 2035, agregó.

"Obviamente hay factores que pueden acelerar la adopción tecnológica: uno es que se masifique la producción, los costos caigan y los vehículos sean más accesibles", sostuvo Garza. "Ojalá que sea más del 15% que calculamos", agregó.