Londres. WPP redujo este martes sus expectativas de ingresos por tercera vez este año, dijo que las ventas netas no crecerían en 2017 y que el débil gasto del cliente y cambios tecnológicos la dejaron encaminada a su crecimiento más bajo desde la crisis financiera.

El panorama desalentador de la empresa de publicidad más grande del mundo y pronósticos similares de sus pares han provocado temores sobre un cambio estructural en la medida en que gigantes de bienes de consumo, como Unilever, reducen gastos, mientras que Google y Facebook transforman a la industria.

WPP dijo que sus ventas netas no crecerían este año, lo que inicialmente provocó una caída de sus acciones el martes, pero a las 1439 GMT subían un 2,47% en la Bolsa de Londres.

El grupo británico ha sido afectado más que otras compañías por las presiones en el sector de bienes empacados, donde sus clientes como Unilever, Nestlé y Procter and Gamble están reduciendo el gasto mientras los consumidores se vuelcan a más marcas de nicho, y sus acciones han perdido un 30% en lo que va de 2017.

"La mayor presión proviene de las empresas de bienes empacados, en particular, que responden por cerca de un 30 por ciento de nuestros ingresos, y están bajo una presión enorme", dijo a Reuters el presidente ejecutivo y fundador de WPP, Martin Sorrell.

Algunos clientes están realizando publicidad propia para colocar en Facebook y Google, dejando fuera al intermediario, aunque WPP aseguró que ambas plataformas son destinos cruciales de su gasto en avisaje.