Francfort. General Motors brindará US$2.570 millones (1.900 millones de euros) en capital y préstamos a su brazo europeo Opel, triplicando su financiación y reduciendo su pedido de ayuda estatal en un esfuerzo por conquistar a los gobiernos y sindicatos europeos.

Los gobiernos europeos en lugares con fábricas de Opel han pedido a GM que invierta más de lo planeado para reestructurar a la automotriz europea en caso de que el mercado vuelva a complicarse.

"Unos 415 millones de euros adicionales han sido solicitados por los respectivos gobiernos europeos para compensar el impacto potencial de desarrollos adversos en el mercado", dijo Opel el martes.

Eso eleva el costo de reestructurar a Opel a alrededor de 3.700 millones de euros. Al mismo tiempo, GM ahora está pidiendo a los gobiernos que contribuyan con menos de 2.000 millones de euros en ayuda versus los 2.700 millones de euros que había querido previamente.

El año pasado GM dijo que planeaba buscar un inversionista por Opel, pero luego cambió de rumbo y decidió quedarse con la división. Pidió a los gobiernos europeos que contribuyeran con el costo de tratar de devolver la rentabilidad a Opel.

El plan de GM supone eliminar 8.300 empleos en fábricas de Opel en toda Europa, cerrar una planta en Bélgica, recortar un 20 por ciento de la capacidad y volver a ser rentable en 2012.