Santiago. Los daños en infraestructura pública son enormes tras el fuerte terremoto que afectó a Chile el pasado 27 de febrero. A la fecha, los costos superan los US$1.460 millones, cifra que es imposible cubrir con el presupuesto del ministerio de Obras Públicas (MOP), por lo que el gobierno de Sebastián Piñera analiza de dónde obtener los recursos necesarios.

“El presidente nos ha pedido que hagamos esfuerzos para hacer reasignaciones de presupuesto y estamos analizando cómo se puede hacer”, explicó el titular de la cartera, Hernán de Solminihac, en entrevista con el canal 24 Horas.

Sin embargo, el margen de maniobra es muy escaso, ya que la mayoría de los recursos ya están comprometidos, y sólo se podría modificar entre 10% y 15% del presupuesto del MOP, lo que no alcanza para todas las obras que se requieren.

Una de las opciones que ha trascendido, es que la administración piñerista estaría viendo con mejores ojos la aplicación de un royalty a las mineras, lo que permitiría obtener parte del dinero necesario.

De Solminihac se mostró cauto ante los cuestionamientos si se trata de la medida más adecuada, y explicó que se ha conversado con el ministerio de Hacienda para ver cómo se puede hacer, pero finalmente serán ellos quienes determinarán cuál es la mejor opción.

En ese sentido, destacó que existen distintos mecanismos, y una de las medidas que podría agilizar los procesos de reconstrucción sería la entrega en concesión al sector privado de algunas de las obras que se requieren. Pero “aún estamos analizando”, insistió.

Las nuevas prioridades. El MOP se encuentra concentrado también en determinar cuáles obras de las que había en carpeta, deberán seguir así para poder destinar parte de esos recursos a las nuevas necesidades.

“El presidente nos ha pedido la reconstrucción como prioridad, pero sin olvidar que tenemos un plan que cumplir”, aseguró el ministro, por lo que se están analizando todas las necesidades, las originales y las nuevas que surgieron después del 27 de febrero, y ya en la próxima semana debería haber claridad respecto de cuáles se ejecutarán.

Y agregó que entre las peticiones de Piñera, también está el tratar de cubrir el máximo de las obras que había en el programa, sin embargo, “tenemos que balancear recursos y prioridades” explicó De Solminihac.

Este viernes el presidente chileno, dará a conocer los primeros lineamientos del programa de reconstrucción del gobierno ‘Levantemos Chile’, cuyos detalles fueron afinados la tarde del jueves en una reunión del Grupo de Reconstrucción, aseguró la ministra Secretaria General de gobierno, Ena Von Baer. “Se van a revisar todos los datos respecto a los daños producidos por el terremoto y se van a delinear las medidas de reconstrucción del programa”, detalló, consignó la Segegob.

Plazos de reparación. Tras encabezar el martes el Comité de Obras Públicas para la Reconstrucción de la Infraestructura y Servicios Públicos, el titular del MOP determinó que la rehabilitación total de todas las obras podría tardar entre uno y dos años, principalmente los puentes que es lo que presentará mayores demoras.

El equipo, conformado por profesionales y especialistas en análisis y construcción, tiene dedicación completa para trabajar en reconstruir las zonas afectadas. Para ello, en el MOP cuentan con una base de datos, en la que aún se está agregando nuevos daños catastrados, por lo que los US$1.460 millones podrían ser aún más.

“Desde que asumí este cargo todo el ministerio se encuentra desplegado trabajando con gran dedicación, celeridad y haciendo las cosas bien, para solucionar las necesidades y demandas de la población”, destacó tras la reunión, informó el MOP en el blog oficial.

Y agregó que “la reconstrucción se realizará en etapas y tiene como prioridades mejorar la conectividad, luego la restitución total del servicio de agua potable en la zona urbana y rural y finalmente, recuperar y normalizar la infraestructura en zonas productivas, como la agrícola, forestal y pesquera”.

Reparando el país. Sin embargo, el problema es “muy grave”, reiteró este jueves en la entrevista con el canal de televisión, ya que no sólo se trata de caminos dañados, sino también puertos, aeropuertos, caletas pesqueras y agua potable. Pese a la gravedad del diagnóstico, destacó que ya se está trabajando en la reparación.

En esa línea, destacó que ya hay 100% de conectividad en el país, pero todavía hay puntos en los que hay que mejorar la velocidad y la seguridad.

En cuanto a los daños en las obras concesionadas, principalmente carreteras, el secretario de Estado explicó que son los propios privados quienes deben asumir los costos: “Es problema de ellos, ellos están asegurados y van a cumplir”, sostuvo.

Cuestionado sobre si el país tiene las normas adecuadas de construcción, tras la caída de pasarelas y autopistas interurbanas, el ministro destacó que se debe considerar que el terremoto fue uno de los más grandes del mundo, pese a ello, aseguró que sin duda habrá que mejorar algunas normas. Para ello, adelantó que se analizará cada caso para obtener la experiencia necesaria para reconstruir adecuadamente el país.