Quito. El ministro Coordinador de la Política Económico, Patricio Rivera, explicó ante una comisión legislativa el impacto que generará el desarrollo de los yacimientos petroleros ubicados en un sector del parque nacional Yasuní.

El gobierno remitió a la Asamblea, la semana pasada, la declaratoria de interés nacional a los recursos naturales no renovables ubicados en los bloques petroleros 31 y 43. La Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional Legislativa recibió a Rivera para conocer la posición oficial sobre el tema.

Rivera recordó que Ecuador es uno de los países de América Latina que más invierte en el área social lo que ha permitido disminuir la pobreza en 13 puntos. Agregó que la lucha contra la pobreza se basa en el cambio de la matriz productiva para tener un modelo de desarrollo sostenible.

El gobierno estima que la explotación de las reservas generarían unos US$18 mil millones, recursos que posibilitarían la construcción de escuelas, viviendas y carreteras que requiere el país.

El ministro Rivera aseguró que los gobiernos autónomos descentralizados –GAD- (prefecturas, municipios y juntas parroquiales) recibirían 1.568 millones adicionales. Los gad de la amazonía, particularmente, se beneficiarían de US$2 mil millones adicionales a los que reciben en la actualidad.

Además, expuso, el impacto en el presupuesto originará un crecimiento en el Producto Interno Bruto (PIB). El PIB no petrolero se incrementaría en 4%, explicó.

Rivera dijo que el impacto en la economía permitiría acelerar el proceso de cambio en la matriz productiva.