El gobierno peruano declaró un estado de emergencia menor en los alrededores de la mina de cobre Las Bambas, propiedad de la china MMG, donde la producción se ha detenido durante una semana debido a que las comunidades indígenas están acampadas en el interior.

Un estado de emergencia suspende las libertades civiles como el derecho de reunión y protesta.

Reuters informó el martes que Las Bambas estaba considerando tratar de desalojar a los manifestantes y los niños.

Personas de las comunidades de Fuerabamba y Huancuire ingresaron a la mina el 14 de abril y armaron tiendas de campaña dentro de la propiedad, incluso cerca del enorme tajo abierto del yacimiento.

Las Bambas, que produce el 2% del cobre mundial, detuvo sus operaciones el 20 de abril.

Reanudar la producción en Las Bambas aumentaría la oferta mundial, lo que podría reducir los precios, aunque el yacimiento ha enfrentado interrupciones recurrentes de las comunidades locales empobrecidas que exigen mayores contribuciones financieras de la mina.

La semana pasada fue levantada una protesta de más de 50 días que mantenían comunidades indígenas contra la mina Cuajone de Southern Copper, poco después de que el gobierno declarar un estado de emergencia en la zona.