Quito. Los trabajos mineros de Nambija, en la amazonía ecuatoriana, vuelven a las actividades de manera condicional, luego de que el ministerio de Recursos no Renovables levantara la suspensión como parte de un acuerdo con los condominios norte y sur, suspendidos desde el 15 de abril pasado ante el riesgo de colapso del macizo.

Las condiciones de la medida refieren a que los mineros de la zona se rijan al censo de 2010, que determinó a los propietarios de las labores, con excepción de aquellas minas ubicadas en las zonas de alto riesgo. Se formalizará a los mineros en esta base en los próximos 90 días.

Sin embargo, los mineros deberán presentar un plan de contingencia y manejo ambiental con el que se mitigue el daño causado en las zonas, en un plazo de 30 días. También están obligados a construir relaveras y escombreras que cumplan con parámetros técnicos y de seguridad, en un plazo de seis meses.

Se mantiene la prohibición de hacer minería en los pilares que sostienen los túneles; además deberán fortalecer la organización comunitaria; facilitar la sectorización de las labores mineras; y utilizar equipo de protección personal: casco, gafas, tapones de oídos, mascarilla, guantes, chalecos reflectivos, botas.

En el sector de “El Tierrero” se deberán reubicar las viviendas y plantas de beneficio. Así también se debe ejecutar un plan emergente de prevención y compensación de daños ambientales. Se prohíben las voladuras para no afectar a los taludes.

La Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom) controlará que todas estas condiciones se cumplan.