Lima, Xinhua. El gobierno de Perú ayudará a los cafetaleros para enfrentar los estragos de la plaga provocada por la roya amarilla, informó hoy el ministro de Agricultura, Milton von Hesse.

Las autoridades peruanas tomaron esta decisión poco después de concluir una serie de protestas de los productores de café de la zona central del país, luego de llegar a un acuerdo.

El ministro precisó que la ayuda a este sector productivo se justifica porque se trata del principal cultivo del país, con 415.000 hectáreas de tierras dedicadas a esta actividad que representa 25 por ciento de los productos agrícolas de exportación nacional.

De acuerdo con Von Hesse, la ayuda del gobierno consiste en otorgar líneas de crédito en condiciones adecuadas que permitan las facilidades de pago a los productores de las provincias centrales quienes perdieron más de 90 por ciento de sus cultivos por la plaga de la roya amarilla.

"Las canjeamos por una deuda más barata, dando plazos de pago más adecuados", señaló el titular de Agricultura durante una reunión con los productores para explicar las formas de ayuda que recibirá este sector productivo.

Von Hesse también detalló que el gobierno acordó con la dirigencia cafetalera financiar los sembríos de café, con la finalidad de asegurar que los nuevos cultivos sigan siendo orgánicos y de mejor calidad para satisfacer a los mercados internacionales.

"Se trata del principal cultivo del país, además es el cultivo que nos ha permitido ganarle al narcotráfico", subrayó el ministro al referirse a este sector como un producto alternativo al cultivo de la planta de coca en la zona central del país andino.

Entre otras medidas que propiciará el gobierno peruano se tiene previsto la renovación y descentralización del Consejo Nacional del Café con la finalidad de fomentar la competitividad de las diversas zonas productoras.

Los productores peruanos lograron estas medidas favorables después de varios días de protestas en demanda de ayuda, ante la amenaza de quedar en la quiebra por los efectos de la plaga de la roya amarilla que devastó sus cultivos.

Esta plaga infecta a las hojas de los cafetos y ocasiona que se caigan antes de tiempo, lo cual impide que lleguen a la madurez.

Se calcula que la roya amarilla dañó unas 130.000 hectáreas en las provincias centrales del país.

Según la Junta Nacional del Café, el año pasado las exportaciones de café peruano alacanzaron 5,4 millones de quintales (248.400 toneladas), lo cual representó ingresos para el país por más de 1.020 millones de dólares.

La organización cafetalera estima que el valor de las ventas en 2013 serán inferiores a las de 2012 (unos 800 millones de dólares).

Este año el sector cafetalero peruano, que beneficia a 160.000 familias, se enfrentó a problemas como la roya amarilla, el cambio climático y los efectos de los precios bajos en los mercados internacionales, en especial en el mercado europeo.