San Salvador. El gobierno de El Salvador reconoció este lunes que la nueva cosecha cafetalera 2013-2014 disminuirá por la plaga de la roya en 30% y no en 50% como afirmó recientemente el gremio de productores salvadoreños.

El efecto "que causó la roya en el año anterior sí va a tener un impacto importante en los resultados de la cosecha 2013-2014, que andará en una disminución, rondando quizás cerca del 30%", declaró el ministro salvadoreño de Agricultura y Ganadería, Pablo Ochoa, a la estatal Radio Nacional.

"Aunque en otros sectores se habla de mucho más, los técnicos que están trabajando en las diversas cordilleras (donde hay plantaciones de café) han hecho los sondeos necesarios y han establecido esa proyección de baja en la cosecha", agregó.

El viernes pasado el presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador, Sergio Ticas, había indicado que la roya reducirá la nueva cosecha en "un poco más arriba del 48% - 49%", hasta unos 900.000 quintales (sacos de 46 kilos).

El ciclo cafetero empieza cada 1 de octubre y termina el 30 de septiembre del año siguiente.

Este país ha destinado tres millones de dólares para combatir la plaga, pero Ticas sostiene que eso no es suficiente, ya que lo que necesitan es renovar el parque cafetalero no fungicidas.

Los demás países centroamericanos también son afectados por la roya, causada por el hongo hemileia vastatrix, que debilita las plantas y provoca la caída prematura del fruto y es detectada cuando el reverso de las hojas adquiere color naranja o amarillo.

El Consejo Salvadoreño del Café había calculado para la actual cosecha (2012-2013) una producción de 1,9 millones de quintales de café, pero por la roya realizó un ajuste a la baja de hasta 1,73 millones de quintales.

El café es el principal producto de exportación de El Salvador, donde representa alrededor del 7% de las ventas al exterior del país centroamericano.