El ministro de Energía y Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, informó esta noche de que el Gobierno de su país se propone "un nuevo comienzo" de su política petrolera, tomando medidas que apunten a la generación de valor agregado en toda la industria energética venezolana.

"Tenemos que transitar hacia una nueva industria y hacia un nuevo comienzo, hoy es un día oportuno para plantear que necesitamos una industria que genere valor agregado en toda su cadena", declaró el ministro ante la televisora estatal durante una actividad con dirigentes obreros de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Aseguró que es una decisión del Gobierno nacional "cambiar la matriz; en vez de seguir siendo un país eminentemente exportador de crudo, tenemos que convertir a Venezuela en una potencia energética y transformar todo el crudo en combustibles, en fuentes de energía para los pueblos del mundo".

"Es un gran desafío y quiero decir como ministro de petróleo que hoy están dadas las condiciones materiales y tenemos la conciencia elevada de todos nuestros trabajadores: podemos avanzar hacia una empresa poderosa en sus capacidades productivas", enfatizó El Aissami.

Asimismo, el titular venezolano detalló que se trabajará para un fortalecimiento específico de la industria petroquímica nacional a través de la filial petroquímica de PDVSA, la empresa Pequiven.

Aseguró que el nuevo objetivo de toda la política petrolera nacional será convertir al país en exportador de productos petroquímicos y de productos refinados para generar ingresos significativos a la nación, que ahora mismo son requeridos para la estabilización macroeconómica nacional.