La extracción de oro en la mina Marlin, en San Marcos, reportó durante el primer semestre de este año ingresos por US$229 millones —Q1 mil 813 millones 54 mil 730—, para convertirse en la de mayores beneficios para sus accionistas, según el informe financiero que les presentó la casa matriz en Canadá.

El costo de la extracción de oro en San Marcos se fija, en promedio, en US$182 —Q1 mil 443.32— y sigue siendo el más bajo de las once empresas de las que Goldcorp es propietaria o tiene participación en el continente.

De estos ingresos Marlin entregó al país el 4,25% a través de regalías, en medio de críticas de sectores ambientalistas que consideran que los daños al ambiente a largo plazo serán mayores que los beneficios percibidos.

El informe para los accionistas de Goldcorp expone que Guatemala tiene el más alto potencial en las inversiones de la compañía, después de Canadá y México.

Durante el trimestre de abril a junio, Marlin reporta que molió 472 mil cien toneladas de metal, apenas ocho mil menos que el trimestre anterior.

El informe detalla a los accionistas de Goldcorp que la mina en San Marcos sigue reportando costos de recuperación de hasta el 96 % en oro y 92% en plata.

En este último metal, Montana elevó su producción respecto del primer trimestre del año y está entre los más altos de la historia de Marlin.

En total, la producción de plata para junio fue de tres millones 361 mil onzas, que equivalen a 159 mil 700 onzas de oro, de acuerdo con la valoración que se efectúa en el mercado.

Las ventas de oro también registraron un aumento ligero para la compañía, según el detalle, al pasar de 48 mil 700 onzas vendidas hasta marzo a 50 mil para el final del segundo trimestre.

Beneficios. Las regalías de ley y las voluntarias entregadas hasta junio último suman Q77 millones 255 mil 535,79 (US$9.557.630), aunque la compañía insiste en que el monto es mayor al sumarle otros impuestos y gravámenes que paga en el país.

3300

Montana Exploradora asegura que los aportes al Estado por la explotación minera son más elevados porque les agrega otros impuestos de carácter general y algunos específicos.

El precio en el mercado internacional de la onza de oro oscila en US$1.355, lo cual significa, en promedio, más del 86% del costo de extracción por onza del metal.

Aunque el informe cita esos montos en dólares, se convirtieron a moneda local para contextualizarlos, según la tasa de referencia del Banco de Guatemala, de Q7.93037 por US$1.

Las regalías, según información del ministerio de Energía y Minas (MEM), se distribuyeron en su mayoría entre el gobierno y la municipalidad de San Miguel Ixtahuacán. El primero recibió durante el primer semestre alrededor de Q36,3 millones en regalías, mientras que la comuna obtuvo Q35,7 millones.

Unos Q5 millones (US$618.572) restantes, por ley y por convenios con la empresa, se distribuyeron entre la municipalidad de Sipacapa, San Marcos, y los ministerios de Ambiente y Recursos Naturales y el de Energía y Minas.

En su página electrónica, Montana Exploradora detalla aportes al Estado por Q194,7 millones (US$24 millones), pero incluye los impuestos sobre la renta, combustibles, al cianuro, costo de timbres y el impuesto único sobre inmuebles.

Una investigación publicada por el Foro de Periodismo Argentino explica que muchos países con potencial minero aplican a las empresas tanto regalías como impuestos, lo cual eleva la carga tributaria.

Esto también lo dio a conocer Mario Marroquín, director ejecutivo de Goldcorp en Guatemala, quien aseguró que la empresa deja al país el 40% de sus ingresos, que es una tasa competitiva en comparación con otras naciones.

A criterio del director del Centro de Acción Legal, Ambiental y Social (Calas), Yuri Mellini, Montana Exploradora miente al divulgar grandes utilidades para el país por la minería.

“Montana miente al decir que es una tasa efectiva de 40%. Al desglosarla, no es cierto, porque carga como costo los impuestos que todos deben pagar. Una utilidad tan excesiva es antiética y espuria, y tiene que ganar lo razonable. Eso es un saqueo”, explicó Melini.

Marroquín aseguró que en comparación con otras industrias en el país, la minería es de las más responsables, y “la única industria que está haciendo una retribución” es la minería metálica.

3301

Críticas. Según el presidente de la Comisión Internacional de Juristas, Ramón Cadena, la relación de costo y beneficio de la extracción minera siempre será“un mal negocio para el país”.

El jurista señaló que la mayoría de contratos de explotación minera son lesivos para los intereses del Estado.

El mayor problema, indicó, es que “en realidad la mayoría de explotación de minerales enriquecen a las transnacionales, mientras que las comunidades están cada vez más pobres”.

Mellini coincidió con Cadena y se pronunció porque se reforme la legislación sobre minería porque las empresas deben “ganar lo razonable”.

El director de Calas también expuso que cuando la mina en San Marcos, concluya su operación y pese a los proyectos de recuperación que Montana Exploradora impulsa, el país tendrá que disponer de al menos US$150 millones —Q1 mil 189 millones— para manejar el área.

El trabajo que el Estado tendrá que asumir, según Mellini, incluye el manejo del dique de colas, entre otros aspectos residuales, a lo cual la ley no obliga a las empresas.

Marroquín afirmó que existe “un asunto de costos y precios que muchas veces no se entiende”, pero al sumarlo se tiene un aporte relativo mayor que otras industrias en el país.

No existen condiciones. El director ejecutivo de Goldcorp en Guatemala reconoció que en otros países las cargas impositivas a la industria minera son más elevadas, pero señaló que también ofrecen mejores condiciones para las compañías, además de certeza jurídica.

Marroquín afirmó que el país aún no es capaz de brindar seguridad en la inversión, y si Marlin reporta bajos costos de producción se debe a “la eficiencia de la empresa” para operar en el país.

Sobre las regalías, Marroquín insistió en que se debe incluir toda la carga impositiva, para “entender con claridad” el aporte que la industria está dejando al país.

3302

Historia de Montana en Guatemala. El potencial de la que ahora es la mina Marlin, en San Miguel Ixtahuacán,  San Marcos, se descubrió en 1998 y recibió la licencia de operación en el 2003. Sin embargo, fue hasta el 2009 que  Montana Exploradora comenzó la extracción del metal.

Según esa firma, la primera fase de extracción fue a cielo abierto y concluyó el año anterior, luego se continuó con la explotación subterránea a través de túneles.

Montana cuenta con otro proyecto minero, Cerro Blanco, en Jutiapa, pero ha sido suspendido temporalmente por una  fase de factibilidad.

La conflictividad en el área de Jutiapa, al igual que en sus inicios existió en San Marcos, ha dividido a la población en contra y a favor de la empresa, hasta llegar a El Salvador, donde grupos ecologistas y el procurador de los Derechos Humanos de ese país se pronunciaron contra la extracción minera, al aducir que contamina el Lago de Güija, compartido por ambas naciones.

En su reciente informe, Goldcorp indicó a sus accionistas que Cerro Blanco sigue siendo “un proyecto de desarrollo importante” para la empresa.

La inversión en ese proyecto es de US$151 millones —Q1 mil 197.4 millones— y, según el documento, se espera que el estudio se concluya, para tomar una decisión definitiva en cuanto al futuro de Cerro Blanco.

En otros países. La explotación minera existe en muchas naciones,   aunque cada una, de acuerdo con sus leyes,  fija distintas tasas de regalías e impuestos a esta industria.

Perú suma hasta el 33% de impuestos específicos y regalías a la minería, lo cual incluye una tasa corporativa.

En Brasil las regalías llegan hasta el 3% a la  industria minera,  más una tasa impositiva que puede alcanzar el 40%, para totalizar 43% de gravámenes.

En México, en la actualidad  solo se cobra 28% de impuestos a la industria específicamente. Sin embargo, está en discusión una iniciativa que busca gravar en 4% las regalías. 

En Argentina la tasa de regalías ha sido fijada en 3% del valor del metal en boca mina.