Más allá de que el apagón ocurrido el martes pasado haya sido provocado por una falla en una línea troncal de alta tensión de 765.000 voltios (765 kilovoltios, kV), causada por una inadecuada manipulación de una malla protectora de la torre 6 de la línea de transmisión La Horqueta-La Arenosa, el ingeniero Iñaki Rousse, especialista en el diseño de líneas de transmisión, señala que la pregunta básica que hay que hacer es: "¿Por qué no funcionaron las otras dos?"

Por su parte, el ingeniero David Paravisini, profesor universitario, explica que no tiene un "conocimiento preciso de esa torre", pero considera que la posibilidad de sabotaje es "perfectamente factible y, por eso, están investigando lo que sucedió".

Paravisini agrega que tal posibilidad se hace más viable porque "las protecciones de las líneas adyacentes, conexas, que han debido funcionar, no funcionaron para impedir que el apagón se extendiera hasta las plantas de generación; es decir, hubo una doble acción . Por un lado, la interrupción de una troncal; por otro, los sistemas de protección contra interrupciones súbitas no se activaron, de modo que el efecto del apagón llegó hasta las plantas generadoras, incluso a Guri".