Kuwait. El desarrollo de yacimientos en Irak por parte de petroleras extranjeras está avanzando rápido, pese al dilatado proceso de formación de un nuevo gobierno después de las elecciones de marzo, dijo el martes un ejecutivo de alto rango de la noruega Statoil.

"Las grandes petroleras están comenzando a moverse a muy alta velocidad. Las compañías están ofreciendo enormes contratos y haciendo compromisos en el mercado", dijo Kjetil Tonstad, vicepresidente de exploración y producción internacional de Statoil, Oriente Medio. "El desarrollo está avanzando a máxima velocidad pese a la situación política", afirmó.

Petroleras internacionales han firmado acuerdos que podrían ubicar a Irak entre los tres principales productores mundiales de petróleo en el 2017. Pero los acuerdos finales fueron suscritos pocos meses antes de las elecciones de marzo, lo que generó preocupación de que la política provoque posibles retrasos.

Irak está en un vacío político tras una votación inconclusa, con el ex primer ministro Iyad Allawi ganando una pequeña ventaja sobre el primer ministro, Nuri al-Maliki, y ninguno de los lados aún concluye alianzas con grupos que les den la mayoría.

"Ambos, Maliki y Allawi son positivos sobre los contratos", dijo Tonstad a periodistas. "No se plantearon dudas durante, ni después, de la campaña electoral sobre los contratos. Un contrato es un contrato, es adjudicado y luego uno tiene una obligación de seguir adelante", agregó.

La compañía noruega Statoil y su socia rusa Lukoil aumentarían la producción a 120.000 barriles por día (bpd) en el yacimiento petrolífero de Irak, West Qurna Phase Two en el 2012, dijo Tonstad. Ese fue el nivel establecido por Irak para la primera producción comercial en el campo.

El consorcio ya ha comenzado a lanzar licitaciones para el trabajo de campo, dijo. Declinó dar mayores detalles.

Lukoil y Statoil sellaron el acuerdo por 20 años para desarrollar el yacimiento petrolífero West Qurna Phase Two, de 12.900 millones de barriles en el sur, en una subasta en diciembre.

En una presentación de un evento de la industria, Tonstad alabó la apertura de yacimientos petrolíferos de Irak a la inversión extranjera el año pasado y la consideró como la mayor desde el derrumbe de la ex Unión Soviética. "Aún no hemos capturado la importancia de este momento histórico", dijo.