Londres. Las grandes petroleras internacionales han perdido, en su mayoría, el interés en invertir en Venezuela, dijo Royal Dutch Shell Plc, luego de la nacionalización de activos que en los últimos años ha llevado adelante el presidente Hugo Chávez.

"Están invitando desesperadamente a la gente para que vuelva, pero nadie irá allí", afirmó el presidente financiero de Shell, Simon Henry.

La mayor petrolera europea en términos de valor de mercado no participó el mes pasado en una ronda de licitación para desarrollar proyectos en la faja del Orinoco en Venezuela, pese a que fue cortejada abiertamente por Chávez.

BP, que tiene su sede en Londres, también decidió no invertir en Venezuela debido a un clima político incierto, dijeron los analistas.

Exxon Mobil, la mayor firma privada de gas y petróleo del mundo por valor de mercado, y ConocoPhillips, la tercera mayor petrolera de Estados Unidos, dejaron Venezuela en 2007, luego de que fueron expulsadas de proyectos de petróleo pesado por miles de millones de dólares en el cinturón del Orinoco.

A pesar de que algunas firmas eviten a Venezuela, el país sudamericano dijo el mes pasado que había asegurado las mayores inversiones en la historia de su industria petrolera, pero algunos analistas cuestionaron su método para contarlas.

Chevron, la segunda mayor petrolera de Estados Unidos, y la española Repsol-YPF fueron las únicas firmas occidentales que obtuvieron contratos en la última licitación del Orinoco. Sólo se tomaron dos de los tres contratos en oferta.