Sao Paulo.- Una asociación brasileña de compañías de pesticidas dijo el miércoles que espera apelar la semana próxima un fallo judicial que suspende el uso en Brasil de productos que contienen glifosato, un herbicida ampliamente usado en el país para la soja y otros cultivos.

Silvia Fagnani, directora ejecutiva de Sindiveg, dijo que el Ministerio de Agricultura es responsable del registro de agroquímicos como el glifosato, y que su venta y uso comercial pueden continuar hasta que el ministerio publique oficialmente cualquier decisión.

"La industria espera una publicación en el boletín oficial respecto al uso y la venta de los tres productos prohibidos en el fallo judicial", sostuvo Fagnani, refiriéndose también al insecticida abamectina y al fungicida thiram.

La medida afecta particularmente a Monsanto Co, que comercializa un tipo de soja genéticamente modificada resistente al glifosato que se siembra a gran escala en Brasil. El productor de semillas estadounidense ahora es una unidad de Bayer AG tras una adquisición en junio por 62.500 millones de dólares.

El mes pasado, un juez federal en Estados Unidos dictaminó que cientos de demandas judiciales contra Monsanto por sobrevivientes de cáncer o familiares de los fallecidos podrían proceder a juicio. Además encontró pruebas suficientes para que un jurado escuche los casos que culpan al herbicida de la enfermedad.

Monsanto dijo en un comunicado que los agricultores brasileños han dependido del glifosato durante más de 40 años y que las revisiones en todo el mundo han concluido que el herbicida se puede usar de manera segura.

La compañía dijo que respeta los procedimientos utilizados por la autoridad sanitaria brasileña Anvisa para garantizar el uso seguro de los productos químicos.

El mes pasado, un juez federal en Estados Unidos dictaminó que cientos de demandas judiciales contra Monsanto por sobrevivientes de cáncer o familiares de los fallecidos podrían proceder a juicio. Además encontró pruebas suficientes para que un jurado escuche los casos que culpan al herbicida de la enfermedad.

Ciertas variedades de maíz y algodón resistentes al glifosato también han sido autorizadas enBrasil.

"Creo que el juez está equivocado y que la decisión será revocada de alguna manera", dijo el director de la asociación brasileña de la industria agropecuaria Abag, Luiz Lourenço. "Es imposible hacer agricultura sin estos productos".

Brasil es el mayor exportador mundial de soja, impulsado en gran parte por la creciente demanda de China.