Nueva York. El escritor francés Victor Hugo dijo una vez, "el coñac es el licor de los dioses".

La viña gala Remy Martin puso a la venta 786 botellas de un coñac Louis XIII de un barril especial a un precio de individual de US$15.000.

Treinta botellas serán vendidas en lujosas tiendas de vino de Estados Unidos en abril.

Remy Martin ha producido coñac Louis XIII desde 1874, 150 años luego de la fundación de la compañía en 1724.

Una licorera de cristal de Baccarat fundida a mano y llena con 750 ml (25.3 oz) de Louis XIII se vende hasta por US$2.500.

Es una combinación de 1.200 aguardientes que han sido añejados hasta por 100 años en barriles especiales de roble, llamados tiercons.

Barril especial. Las 786 botellas, que serán vendidas en todo el mundo, son de un tiercon muy especial que descubrió la encargada de la bodega, quien además es la primer y única mujer que tiene un puesto en una gran casa de coñac.

Pierrette Trichet, de 57 años y que asumió la responsabilidad de encargada de la bodega en el 2003, las descubrió en 2004 durante la prueba periódica de barriles añejados de Louis XIII.

"Los aromas eran muy inusuales, pese a que el proceso fue completamente natural y el alcohol estaba normal a 40%", señaló durante una entrevista en Nueva York.

Ella ha probado el coñac anualmente y en 2009 decidió que los aromas habían logrado una armonía. "Estaba en un balance perfecto y el alcohol estaba en 43,8%", dijo Trichet, que lo describió como una cifra asombrosa.

Pero Trichet sigue en la tradición de producir coñac fino. Su propia variedad de Louis XIII no saldrá mientras ella esté viva.

Los estrictos requerimientos de añejado para los coñacs inusuales requieren de entre 40 y 100 años de maduración en los tiercons y típicamente, es la obra de tres maestros que contribuyen en cada botella de Louis XIII. "Yo no estoy aquí para quedarme. El coñac está aquí para quedarse", explicó.