Henkel, líder global en marcas y tecnologías para productos de consumo e industriales, inauguró la fábrica de adhesivos más grande del mundo en Shanghai. Con una inversión mayor a los 50 millones de euros, la nueva fábrica, también conocida como Planta Dragón, dará empleo a unas 600 personas en la localidad.

A través de la apertura de esta nueva planta de 150.000 metros cuadrados de espacio, Henkel, el mayor fabricante de adhesivos del mundo, aumenta su capacidad de producción en un importante y demandante mercado emergente: China y la región Asia-Pacífico. Conjuntamente, se pronostica que, como consecuencia, la producción anual de la multinacional alemana ascienda a 428.000 toneladas métricas de adhesivos.

Entre los clientes que se abastecerán de la nueva planta se destacan empresas de la industria automotriz y diversos sectores de bienes de consumo. Hoy en día China se ha convertido en el mayor mercado de automóviles del mundo, y es también uno de los principales productores de artículos deportivos y productos electrónicos. El uso de adhesivos en estos campos es cada vez más necesario.

Actualmente, Henkel genera el 45% de sus ventas totales en los mercados emergentes, además el 55% de sus empleados está basado en dichos países. Para el año 2016 uno de los principales objetivos financieros de Henkel es incrementar las ventas generadas en estos mercados a 10 mil millones de euros al mismo tiempo que se incrementen las ventas totales a 20 mil millones de euros.

"Esta nueva fábrica de adhesivos contribuirá significativamente a la consecución de nuestra estrategia de 2016: permitirá que nuestro negocio de Adhesivos amplíe y aproveche su alcance global, al mismo tiempo que ayudará a que aumentemos nuestra participación en los mercados emergentes", declaró Kasper Rorsted, Presidente del Consejo de Administración del Grupo Henkel.

Adicionalmente, la Planta Dragón es un modelo de sustentabilidad y eficiencia. En comparación con una planta de producción tradicional, en ella se utiliza sólo la mitad de agua gracias a sus sistemas de recuperación de agua condensada. En otros aspectos, se ha reducido el volumen de los materiales de embalaje en un 60%, así como el uso de la electricidad para iluminación, que ha disminuido en un 90%, gracias a los techos traslúcidos que dejan pasar la luz del día. La fábrica también está equipada con un sistema de recuperación residual de calor, y equipo diseñado para evitar fugas y derrames de adhesivos.

Jan- Dirk Auris, Vicepresidente Ejecutivo de Adhesive Technologies de Henkel, dijo que "contar con esta planta de producción no sólo nos acerca geográficamente a nuestros clientes en la región, sino que también contribuye a que reforcemos nuestro compromiso de colaborar con la innovación y el éxito mutuo."

Acerca de Henkel. Henkel opera en todo el mundo con marcas y tecnologías líderes en tres áreas de negocios: Detergentes y Cuidado del Hogar, Beauty Care y Adhesive Technologies. Fundada en 1876, Henkel mantienen globalmente posiciones líderes en el mercado en los sectores tanto de consumo como industrial, con marcas reconocidas como Persil, Schwarzkopf y Loctite. Henkel emplea a cerca de 47.000 personas y reportó ventas de 16.510 millones de euros y una utilidad operativa ajustada de 2.335 millones de euros en el año fiscal 2012. Las acciones preferentes de Henkel se listan en el índice bursátil alemán DAX.