La Ley de Promoción del Desarrollo y Reconversión de Deuda Pública de Honduras permitirá el traspaso o venta de proyectos de energía eléctrica y de telecomunicaciones que el Estado mantiene inactivos.

La ley fue aprobada el viernes en un solo debate por el Congreso Móvil celebrado en Gracias, Lempira, con la justificación de que el gobierno tiene un inventario de bienes que no le están reportando beneficios.

Según explicaciones del secretario de Finanzas, Wilfredo Cerrato, la ley afectará proyectos de energía eléctrica, hídricos, mineros, carreteros, pecuarios y de telecomunicaciones que se encuentran ociosos.

Estos proyectos pueden ser objeto de enajenación, desde su exploración, construcción y operación para generar ingresos al Estado.

La ley crea un fideicomiso privado en el Banco Central de Honduras (BCH) que, a su vez, podrá constituir subfideicomisos.

El artículo uno de la ley autoriza al Poder Ejecutivo “la constitución de un programa integral de titularización de flujos financieros potenciables sobre activos ociosos del Estado, con el fin de que los mismos sean utilizados para el pago o readecuación de la deuda pública a más largo plazo y en mejores condiciones financieras que las actuales y para el aporte de capital semilla que haga viable, financieramente, el o los proyectos de explotación racional de los recursos o de la infraestructura referida en este decreto”.

Con esta medida, se dijo, el gobierno evita imponer nuevos impuestos