Tegucigalpa. La Secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (Soptravi) de Honduras suscribió un acuerdo con una empresa china para el estudio de factibilidad sobre la construcción de un tren interoceánico entre el Caribe y Pacífico del país centroamericano, informó este jueves una fuente oficial.

El ex ministro de Soptravi y presidente de la Comisión de Obras Públicas del Parlamento hondureño, Miguel Ángel Gámez, dijo que el acuerdo fue suscrito el miércoles en Tegucigalpa.

Autoridades de Soptravi y ejecutivos de la empresa china Harbour Engineering Company (CHEC) firmaron el convenio "y ahora habrá que esperar lo que diga el estudio para saber si es viable y de cuánto sería la inversión", agregó Gámez.

Según los principales promotores hondureños del proyecto, la idea es construir un ferrocarril que comunique a Puerto Castilla, en el caribeño departamento de Colón, con Amapala, en la Isla del Tigre, Golfo de Fonseca, en el Pacífico.

El Golfo de Fonseca es compartido por Honduras, El Salvador y Nicaragua.

Los dos puntos marítimos de Honduras ofrecen una ventaja por la profundidad de sus aguas, lo que permitiría el atraco de barcos de 300.000 toneladas, aseguran sus promotores.

El impulsor del proyecto y asesor gubernamental Tito Livio Sierra considera que el ferrocarril de Honduras, que tendría unas diez líneas, no será competencia para el Canal de Panamá ni para la vía interoceánica que Nicaragua pretende construir, porque su capacidad atendería barcos de menor calado.

Según Gámez, que también es consultor de la Soptravi, el proyecto "marcará un cambio radical de la económica" de su país.

Añadió que en unas dos semanas se espera la llegada a Honduras de un equipo de expertos de la firma china para iniciar los estudios de factibilidad y de ingeniería final para lo que sería la construcción del ferrocarril interoceánico.

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, quien también promueve la construcción del ferrocarril que una al Caribe con el Pacífico en país, destacó la semana pasada que la bahía de Puerto Castilla tiene una profundidad de 41,5 metros, mientras que la de Amapala 32,5 metros, lo que permitiría la llegada de grandes buques.

El gobernante indicó además que un ferrocarril interoceánico le traería beneficios a otras zonas agrícolas del país por donde crucen las líneas férreas.