La huelga indefinida de los trabajadores de la minera estadounidense Drummond cumplió este jueves 50 días con el bloqueo de su complejo carbonífero a cielo abierto y del puerto de embarque que tiene en la región Caribe.

Esta parálisis afecta a unos 10.000 trabajadores, entre directos e indirectos, que trabajan en el complejo donde la empresa produce en condiciones normales unas 26 toneladas de carbón al año, el 29 % de la producción colombiana.

Estas cifras convierten a Drummond en la segunda mayor empresa carbonífera de Colombia, tras El Cerrejón, informó la Escuela Sindical Nacional en un comunicado.

Los trabajadores del sindicato mayoritario, Sintramienergética, mantienen cerrado el complejo pese a la votación que los días 3, 4 y 5 de septiembre convocaron los sindicatos minoritarios y que, con 2.579 votos a favor, aprobaron suspender la huelga.

Pese a los resultados, Sintramienergética no reconoció la votación al alegar que no se ajustó a la legislación vigente.

Éver Causado, uno de los portavoces del sindicato, criticó que Drummond se haya dedicado a "promover votaciones ilegales entre los trabajadores no afiliados al sindicato" y lamentó que "la empresa no tenga una actitud propositiva y mantenga su intransigente posición de no negociar con el sindicato los puntos que planteó".

Al inicio de la huelga, el 23 de julio, los trabajadores reclamaron un incremento salarial generalizado cercano al 10% para todos los trabajadores, establecer un salario básico, así como beneficios en educación y vivienda, entre otros.

Drummond explota las minas Pribbenow y El Descanso en el municipio de El Paso, en el departamento del Cesar y tiene su puerto de embarque en el municipio de la Ciénaga, en el Magdalena.