Fráncfort. Los controladores de tráfico aéreo franceses iniciaron una huelga este martes, en momentos en que los pilotos de la aerolínea alemana Lufthansa acordaron suspender una paralización hasta el 8 de marzo.

"Por supuesto que toma algo de tiempo hasta que los aviones estén de regreso en todas las 200 locaciones que comprende la red Lufthansa a nivel mundial y las tripulaciones necesitan ser reubicadas también", dijo Klaus Walther, portavoz de Lufthansa, a Reuters TV este martes.

Los viajeros también están aguardando noticias sobre cuándo la tripulación de cabina de British Airways irá a huelga, después de que el sindicato Unite votó este lunes a favor de acciones de protesta contra los recortes de costos.

British Airways quiere que tres cuartos de su tripulación acepte un congelamiento en los sueldos este año, junto con otras medidas de recorte de costos.

Es el segundo intento del sindicato de tomar medidas después de que una corte obligó a los trabajadores a abandonar los planes de una huelga de 12 días en el período de Navidad, que habría afectado a un millón de viajeros.

La huelga de pilotos de Lufthansa, que se suponía durase hasta este jueves, provocó que cerca de 900 vuelos se cancelaran el lunes, lo que causó un caos en los viajes y dejó a miles de viajeros varados.

Los trabajadores temen que la aerolínea, que pretende recortar 1.000 millones de euros (US$1.400 millones) en costos para 2011, quiera expandir las unidades extranjeras reduciendo al mismo tiempo "Lufthansa-Classic", porque los pilotos y la tripulación de cabina cobran menos dinero fuera de Alemania.

Las acciones de Lufthansa subían 0,41% y las acciones de British Airways avanzaban 0,39% a las 11.24 GMT.

En una audiencia judicial, Lufthansa y el sindicato de pilotos Vereinigung Cockpit (VC) acordaron este lunes tratar de resolver sus diferencias, después de que la firma pidió a la corte ayuda para frenar la huelga.

En Francia, las aerolíneas tuvieron que cancelar la mitad de los vuelos de tramos cortos y medianos en el aeropuerto Orly, en París, y un cuarto de esos vuelos fueron vetados en el aeropuerto internacional Charles de Gaulle, por la huelga.

Los sindicatos franceses han llamado a una huelga de cinco días en protesta contra los planes de modernizar el tráfico aéreo, firmado por Alemania, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Holanda y Suiza. Los sindicatos temen que las reformas lleven a despidos.

Lea además:

Pilotos de Lufthansa suspenden huelga por dos semanas