Madrid. La aerolínea española Iberia dijo este jueves que cerró 2009 con una pérdida operativa récord, golpeada por una merma en el número de pasajeros y subrayando los desafíos que enfrenta la aeronavegación.

La compañía dijo que sus pérdidas antes de intereses e impuestos (EBIT por sus siglas en inglés) totalizaron 464 millones de euros (US$629 millones) en 2009 frente a unas pérdidas operativas de 80 millones de euros en el ejercicio anterior.

Los ingresos, afectados por la contracción de la demanda y la guerra de precios en el negocio de transporte aéreo, cayeron 19,1%, a 4.409 millones de euros, pero la tasa de ocupación se redujo en el periodo en 0,2 puntos porcentuales, a 79,8%.

Los analistas consultados por Reuters esperaban en promedio un EBIT negativo de 335,5 millones de euros y unas ventas de 4.508 millones de euros.

"Son unos resultados operativos peores de lo estimado por Banesto Bolsa y en la parte baja del rango del consenso," dijo el broker Banesto en una nota a sus clientes y agregó que uno de los aspectos más negativos estuvo en la rentabilidad por pasajero transportado, cuyo descenso se aceleró en el cuarto trimestre.

Iberia, que quiere fusionarse este año con BA en busca de sinergias y un mejor posicionamiento en el mercado, dijo que registró el año pasado una pérdida neta de 273 millones de euros, frente a un saldo positivo de 32 millones de euros en 2008.

Los analistas esperaban para el ejercicio 2009 unas pérdidas de 230,6 millones de euros.