Buenos Aires, Xinhua. El gasto fiscal argentino destinado a las importaciones energéticas en los cinco primeros meses de este año creció 47,54% contra igual período de 2012, dijo la Secretaría de Energía de la Presidencia citada por el diario La Nación.

Entre enero y mayo pasado, el monto para sufragar las importaciones alcanzó US$3.270,89 millones, 29% más que en igual lapso de un año antes.

Los datos aportados por la Secretaría de Energía establecen que la suma erogada equivale a 8% del total de las reservas que atesora el Banco Central de la República Argentina (BCRA) que, al cierre de las actividades el viernes último fueron de US$37.400 millones, según el reporte de la autoridad monetaria.

"Los números públicos de la cartera de Energía incluyen algunos de los grandes importadores, como Enarsa, YPF (empresas estatales), Esso y Shell (privadas), pero no muestran las cifras de Cammesa, la (empresa pública) administradora del mercado eléctrico", observó el rotativo.

"Esa compañía, la principal favorecida con los subsidios que destina el Estado a mantener las tarifas de luz casi congeladas -en 2012 recibió 24.554,6 millones de pesos (US$4.547,14M) y hasta abril de este año obtuvo 9552 millones (US$1.768,8M)- es otra de las grandes compradoras de energía", destaca el matutino.

Las compras de gas, principal destino del gasto público en importaciones energéticas, están directamente vinculadas con la caída en la producción de ese fluido que, sólo en el período enero-abril de este año, descendió 7,4%.

La estatal Enarsa -principal importador gasífero-en los primeros cinco meses de 2013 erogó un total de US$2.018M por el fluido.

Hasta mayo último, Enarsa importó en GNL un total de US$1.240M, 38% más que en igual lapso de 2012, mientras que US$867,97M se abonaron a Bolivia por el gas que llega desde ese país, 44% más que el monto de enero a mayo de 2012.