La industria de cruceros y las operaciones como home port, han tenido un impacto positivo en la economía panameña, lo que le ha permitido al país centroamericano recibir ingreso por el orden de US$50 millones al año en este sector turístico.

Actualmente en Panamá las operaciones de home port son realizadas por la empresa Colón 2000, donde llega semanalmente el crucero Monarch of The Seas de la compañía Pullman Tours, con 2.500 pasajeros todas las semanas y el Vision of The Seas de la naviera Royal Caribbean.

El efecto multiplicador de la industria de cruceros se ha sentido en toda la economía panameña, ya que los turistas que llegan a tomar lo cruceros se quedan en el país unos días adicionales, usan los hoteles, van de compras, hacen giras turísticas y comen en restaurantes.

Este año Panamá espera superar los 350.000 turistas de crucero y en el 2014 estima llegar a los 375.000 pasajeros. El gasto promedio de los turistas en el home port Colón 2000 durante su estadía en el país es de unos US$1.200 por persona, mientras que el gasto diario se acerca a los US$150.00 por persona.

El gerente del puerto de cruceros Colón 2000, Augusto Terracina, señaló que Panamá es el único país de Centroamérica que cuenta en este momento con facilidades de home port y uno de las pocas naciones de Latinoamérica a la que arriban dos cruceros de dos marcas diferentes y uno de ellos llegando semanalmente durante todo el año, como es el caso del Monarch of the Seas.

Terracina le dijo a la Agencia de Noticias Panamá, que la principal ventaja del país es que cuenta con el hub aéreo ce Copa Airlenes, que conecta a casi todos los países de la región, no se necesita visa para llegar y además tiene el atractivo de ser un centro de compras de primer orden, lo que hace que tenga un producto muy fuerte para vender y que las personas se queden unos días en el país luego que terminen su crucero por el Caribe.

“Esto ha abierto una gran oportunidad en la región, ya que antes para tomar un crucero los latinoamericanos debían sacara una visa para viajar a Estados Unidos, con todas las complicaciones y el costo que esto representa, ahora los centroamericanos incluso pueden viajar a Panamá en su auto o llegar en un vuelo de Copa Airlines y tomar su crucero de siete días sin ninguna dificultad.

Recientemente el administrador General de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Salomón Shamah aseguró que Panamá tiene planes concretos para crear su propia línea de cruceros y así evitar que esta millonaria industria dependa de las decisiones de empresas internacionales que tienen su sede en Estados Unidos.

Según Shamah, la industria de cruceros es muy importante para Panamá, ya que tiene facilidades en los dos océanos, pero más importante es el hecho de que el país esta ubicado en un lugar privilegiado en el cetro de América y cuenta con un hub aéreo que brinda la oportunidad de hacer negocio de home port.

Sin embargo, el reto que tiene el país centroamericano es que todavía no es reconocido como un destino caribeño, por lo que se trabaja en posicionar esta marca creando una línea de cruceros propia, con la participación de empresas panameñas y compañías de la región.

Esto es un verdadero reto para Panamá y aunque básicamente el proyecto se encuentra en una etapa de gestación, el rector del turismo en Panamá cree que en un futuro habrá empresas más atrevidas que crean en su potencial para recorrer sus propias rutas.