Ae, desde Buenos Aires.

“Salud para todos” es la consigna hoy de Bayer. Una que hace pocos años reemplazó al ya centenario eslogan “Si es Bayer, es bueno”.

La firma alemana exhibió sus buenos resultados para Latinoamérica en un evento público regional –el primero en tres años– realizado en Buenos Aires, a mediados de mayo, donde, además, presentó las que considera sus terapias más prometedoras y destacó la forma como está cambiando la manera de relacionarse con consumidores, médicos y gobiernos.

Su cara visible en esta iniciativa es Adib Jacob, un ejecutivo brasileño con más de 30 años de experiencia en la compañía farmacéutica y una energía que contagia.

Como era previsible, la firma sinceró el golpe inicial recibido con la pandemia, a la vez que aseguró que el efecto del COVID en el sector ‘farma’ –Bayer no cuenta con medicamentos ni participa en vacunas contra el SARS-CoV-2– terminó por dejar a la industria completa en un contexto positivo, ya que ha demostrado que la salud es un gasto prioritario para cualquier gobierno.

Así, sus US$ 960 millones en ganancias para la región de América Latina, que equivalen a un crecimiento del 15,02% respecto de sus ventas 2020, son solamente el puntapié inicial para profundizar sobre de sus productos estrella y su visión en torno del impacto de sus medicamentos en una población que envejece, como la latinoamericana. Para ello, la compañía apuesta por cuatro áreas clave: salud de la mujer, cardiovascular, oftalmología y cáncer. Además, presenta novedades en terapia génica y celular.

“Nuestro plan era un mundo un poco menos impactado por COVID en 2021, pero no fue así. De todos modos, estábamos muy convencidos de que sería un año muy positivo, porque tenemos áreas claves con productos con grandes oportunidades que están ganando espacio, entrando en planes de pagos de pagadores institucionales, y sabíamos que queríamos lanzar productos, por eso, presentamos 14 nuevos medicamentos en la región”, dice al iniciar Jacob, recalcando la expectativa positiva de que sus resultados del año pasado se repitan en 2022 y más allá.

Y es que Jacob considera que salud es un área crítica, como lo son energía y alimentos, para la población y los gobiernos.

Al respecto, la estrategia de Bayer para abarcar la mayor cuota de mercado es llegar a los sectores privado y público de salud en cada país. “Al discutir [tanto] con gobiernos [como] pagadores, logramos muchas inclusiones en obras sociales, en planes de gobierno, entonces tenemos muchas áreas que están lejos de la saturación, con mucho potencial de crecimiento”, adelanta.

Sin embargo, el año que corre no tiene el viento de cola de los bonos de apoyo por pandemia, ni el exceso de circulante que trajeron consigo. Al recordárselo, el ejecutivo de Bayer no cree que la situación económica que se avecina sea una amenaza para el sector farma, ni para la compañía.

“No sirve desarrollar medicamentos maravillosos si no llegan al público. Es extremadamente importante, aún más en nuestra región […]. La filosofía de Bayer es traer productos con alto valor clínico”, aclara. Pero a continuación matiza: “Hay que tener la flexibilidad de precio para poder negociar con diversos gobiernos para permitir el acceso: un buen medicamento debe cambiar la vida del paciente y añadir valor a la sociedad […] ahí está la negociación, tener la capacidad de discutir con los gobiernos. Por ejemplo, dentro de Latinoamérica no tenemos un precio único, tenemos esa flexibilidad [de decir a] cada gobierno 'mira, a este producto lo vemos con alto valor para los pacientes del país, vamos a discutir una manera de garantizar acceso'”, explica.

De esa forma, la compañía farmacéutica se asegura posicionar sus productos en todos los países del continente. Y de ahí que declaren que están en el cuarto lugar del marketshare farmacológico de la región- detrás de Sanofis, Novartis y GSK- pujando por escalar al tercero.

Además, la firma invirtió US$ 200 millones para instalar una fábrica en Costa Rica que permita atender mejor las necesidades de medicamentos de la región.

[rebelmouse-image 29848369 is_animated_gif=false crop_info="%7B%22image%22%3A%20%22https%3A//assets.rbl.ms/29848369/origin.jpg%22%2C%20%22thumbnails%22%3A%20%7B%22origin%22%3A%20%22https%3A//assets.rbl.ms/29848369/origin.jpg%22%2C%20%222000x1500%22%3A%20%22https%3A//www.americaeconomia.com/media-library/eyJhbGciOiJIUzI1NiIsInR5cCI6IkpXVC..." pin_description="" dam="0" site_id=20917490 caption="La firma cree que la pr\u00f3xima gran cura de una patolog\u00eda puede estar en un cient\u00edfico en Singapur o en una startup brasile\u00f1a. | Foto Reuters." original_size="720x510" photo_credit="" alt="Logo Bayer metalizado en el frontis de un edificio" expand=1] La firma cree que la próxima gran cura de una patología puede estar en un científico en Singapur o en una startup brasileña. | Foto Reuters.

MIRANDO AL MUNDO HEALTHTECH

Sencillo y gráfico en sus ejemplos, Jacob enumera los cambios de la industria en general y que Bayer está abrazando.

“Hace algunos años, Bayer entendió que debía cambiar su estrategia global de inversión y desarrolló la investigación interna: científicos en Alemania, China o Estados Unidos trabajaban por la nueva terapia, el nuevo blockbuster, que saldría de nuestros científicos gracias a la globalización de las economías y el fenómeno de la internet que conectó al mundo…”, detalla.

Pero hoy la firma cree que la próxima gran cura de una patología puede estar en un científico en Singapur o en una startup brasileña. Es ahí donde surgen nombres como Blue Rock, Askbio, Vividion, Atara bio, Mammoth Biosciences, todas firmas de investigación y desarrollo en salud, con las cuales se relaciona.

“El ejemplo del desarrollo de las vacunas contra el COVID fue muy claro ¿no? se habla la vacuna de Pfizer, pero quien la desarrolló fue BioNtech; de la vacuna de AstraZeneca, y ahí estuvo la universidad de Oxford. Lo mismo Moderna. Entonces hay un ejemplo muy claro y si tú miras los 10 más grandes productos de la industria mundial farmacéutica, no los hizo una compañía sola, fue una asociación, recalca.

“Estamos haciendo muchas más asociaciones, conexiones, compras de empresas. En terapia génica y celular, donde Bayer ha hecho importantes avances en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, ha sido mediante dos importantes adquisiciones. El producto para cáncer de próstata es una asociación y el procedimiento para la menopausia es una empresa inglesa que Bayer adquirió”, precisa.

Así, la firma se enfoca en las áreas terapéuticas donde tiene interés o conocimiento. En el tema de salud femenina, desde la contracepción hasta el alivio de síntomas de la menopausia. “¿Desde dónde llegarán los próximos productos de Bayer en la década entrante? Probablemente de un mix entre productos de desarrollo internos y productos de asociaciones externas, con una visión mucho más externa que hace 10 años atrás”, enfatiza Jacob.

A nivel latinoamericano, esta cercanía con healthtechs también existe, aunque aún no en el desarrollo de medicamentos. “Nos hemos asociado con una healthtech brasileña para el diagnóstico telemático de una patología ocular usando el celular. Trabajamos con otra startup de salud que se llama Mindify, para acelerar la manera de hacer los estudios clínicos, llevando más cosas online. Yo creo que es una cuestión de tiempo con uno de ellos para desarrollar una nueva molécula”, adelanta.

Pero hay más tendencias que la firma ve para el grueso de la industria. Algunas aceleradas por la pandemia y otras que venían dándose de forma natural.

La segunda de estas es poner un foco muy claro en áreas específicas. “Una compañía como Bayer ya no busca desarrollar soluciones para 20, 10, 15 áreas terapéuticas, hay que concentrarse para enfocarse en las cuatro o cinco áreas que conocen bien y donde [la firma] tiene musculatura comercial”, afirma Jacob.

La tercera ola que ha transformado al sector farmacéutico es la ola digital.

“Ahí Bayer está haciendo mucho: desde todo el programa de desarrollo de un fármaco, con tecnología podemos hacer estudios más rápidos, llegar más pronto a los pacientes a las entidades [de gobierno] para darles estadísticas mucho más veloces. Y soluciones a clientes y médicos”, enuncia el ejecutivo, en referencia a su estrategia omnicanal para los mercados de México y Brasil, donde están la Tienda Bayer y Bayer para Voce, ambas plataformas de pacientes y doctores para comprar productos con condiciones especiales.

También está particularmente orgulloso de la plataforma Bayerflix, la que es descrita como el Netflix de los médicos.

“Es una plataforma que complementa nuestra educación médica, de acceso permanente, información de calidad que en pocos meses ya tiene más de 10.000 médicos que la usan de una forma rutinaria y constante.

La cuarta tendencia que Jacob destaca para el sector es la estrategia de desarrollo e investigación (R&D) en patologías más sofisticadas, “donde todavía hay una necesidad médica. Los prestadores [de salud] van a pagar por un producto siempre que esté añadiendo valor […] Las empresas buscan soluciones médicas, productos para [sobrellevar] patologías donde realmente existe una necesidad, y no para añadir una ganancia marginal”, advierte.

[rebelmouse-image 29848428 is_animated_gif=false crop_info="%7B%22image%22%3A%20%22https%3A//assets.rbl.ms/29848428/origin.jpg%22%2C%20%22thumbnails%22%3A%20%7B%22origin%22%3A%20%22https%3A//assets.rbl.ms/29848428/origin.jpg%22%2C%20%222000x1500%22%3A%20%22https%3A//www.americaeconomia.com/media-library/eyJhbGciOiJIUzI1NiIsInR5cCI6IkpXVC..." pin_description="" dam="1" site_id=20917490 caption="Bayer ocupe el cuarto lugar de la regi\u00f3n entre las compa\u00f1\u00edas farmac\u00e9uticas de m\u00e1s r\u00e1pido crecimiento, seg\u00fan el ranking anual de IQVIA. | Foto: Bayer" original_size="2000x1396" photo_credit="" alt="Mujer con traje de bioseguridad 3 mirando un matraz" expand=1] Bayer ocupe el cuarto lugar de la región entre las compañías farmacéuticas de más rápido crecimiento, según el ranking anual de IQVIA. | Foto: Bayer

TERAPIA GÉNICA Y CELULAR

No solo el lema de Bayer ha cambiado estos años. ‘Salud para todos, hambre para nadie’, busca resumir sus dos brazos de acción. La firma hoy está dividida en tres áreas de negocio: consumer health para medicamentos sin prescripción, pharma y crop science, con los desarrollos agroquímicos, desde que adquirió a Monsanto

También su producto icónico, la aspirina, dejó de ser su medicamento más vendido. Hoy ese sitial lo tiene el anticoagulante Rivaroxaban, seguido por un producto para prevenir la pérdida de visión en algunas patologías, el Aflibercept.

Y si en 2021 lanzó mas de una docena de desarrollos, en 2022 serán 36 lanzamientos en la región, donde destacan la finerenona, contra el daño renal; el vericiguat, que reduce el riesgo cardiovascular; la darolutamida, para el alivio del cáncer a la próstata.

“Hemos actuado con fuerza para llevar opciones terapéuticas modernas a los pacientes latinoamericanos, principalmente en las áreas de oncología, cardiorrenal, hemofilia, oftalmología, neumología y anticoncepción”, enfatiza Adib Jacob.

Esta seguidilla de nuevas moléculas y productos es lo que hace que Bayer ocupe el cuarto lugar de la región entre las compañías farmacéuticas de más rápido crecimiento, según el ranking anual de IQVIA, una empresa multinacional estadounidense que presta servicios a las industrias combinadas de tecnología de la información de la salud e investigación clínica, en 2021. La firma reconoce € 5.300 millones (US$ 5.675 millones) para I+D ese año, de los cuales € 22,7 millones (US$ 23,5 millones) se destinaron a Latinoamérica.

“Nos estamos fortaleciendo en un mercado que valora cada vez más la innovación, y es precisamente ahí donde hemos invertido, ya sea a través de investigaciones internas, alianzas con otras empresas o mediante la adquisición de negocios de vanguardia. Nuestro compromiso abarca desde el proceso de investigación hasta formas de ampliar el acceso al tratamiento”, explicó Jacob.

Durante la conferencia de Buenos Aires, los ejecutivos de Bayer recalcaron que el pipeline de la firma es de 40 proyectos clínicos en desarrollo, con un enfoque además de terapia celular y génica. “Ya estamos tratando pacientes con mal de Parkinson con la idea de restablecer la regeneración celular, por ejemplo. Esperamos al final de la década tener los primeros productos en terapia génica y celular”, reconoció el ejecutivo.

El mercado a largo plazo también está conforme con Bayer, con una reciente calificación de Fitch para la firma, en la que mantiene a la empresa multinacional en BBB+ con perspectiva estable, en base a “su fuerte presencia de mercado y diversificación, donde destaca el foco en innovación. El desempeño actual de Bayer se beneficia de un fuerte ciclo de commodities que sostiene a la división agrícola y un sólido desempeño en su negocio de productos para el consumidor”, detalla Fitch en su comunicación a los medios.

Pero al mismo tiempo, Fitch destaca “una presión creciente y mayor competencia en su negocio farmacéutico”.

Con todo, el meollo del negocio farmacéutico en Bayer sigue siendo llegar con sus productos, de forma directa al consumidor o mediante los sistemas de salud, públicos y privados.

“Hoy las personas están viviendo más, pero ¿es normal que tengan más patologías? Hay sedentarismo, [mala] alimentación. Los sistemas de salud, tanto de los Estados Unidos como de Alemania, no logran gerenciar todo,. Entonces ¿Qué es cada día más importante?: productos de alto valor […]. Y segundo, la flexibilidad de encontrar soluciones junto con los prestadores de salud para posibilitar que ese producto llegue a la población. Entonces, la industria tiene que hacer su parte, hay que tener esa flexibilidad. Yo creo mucho en eso”, concluye.