Caracas. Ante las "condiciones infrahumanas y dificultades en las operaciones de las empresas y comercios, como consecuencia de las paradas interdiarias de luz", Noel Álvarez, presidente de Fedecámaras de Venezuela, convocará esta semana una reunión con los sectores productivos, con el fin de plantear la propuesta de lograr un "solo día de parada energético".

El representante gremial explicó que surgió la necesidad de este planteamiento, pues las "paralizaciones interdiarias de luz, hoy en día están generando una baja condición en los lugares de trabajo, como son la carencia de agua, excesivo calor por la falta de funcionamiento de los aires acondicionados, así como reacomodos internos en las empresas por las prácticas y limitaciones que se están instrumentando en las oficinas, a fin de racionalizar el consumo eléctrico.

Para el vocero empresarial, es recomendable "planificarse ante estos racionamientos" y por ello sostiene que lo más recomendable es que cada sector "discuta si es viable o no, el tener una jornada de cuatro días de actividad y uno solo de parada".

Por otra parte, enfatizó que el Gobierno nacional tiene que garantizar que el servicio eléctrico sea óptimo durante esa jornada de cuatro días que estamos proponiendo.

Para Álvarez es vital la discusión interna en los 13 sectores que integran esta Federación de Cámaras -industria, comercio, ganadería, telecomunicaciones, agrícola, avícola, construcción, etc-.

Sin embargo advirtió, que así sea aprobada esta propuesta la caída diaria en la producción no tendrá ninguna variable, "será la misma".

Por su parte el vicepresidente de Fedecámaras, Tulio Hidalgo, indicó que estiman una caída en la producción durante el primer trimestre de 2010 superior a la de 2009, en todos los sectores productivos.

Semanas atrás el ente empresarial anunció sus previsiones económicas para 2010 y estimó que esta baja en la producción a nivel nacional estará en el orden de 40%.

También indicó, que en el sector comercio ha caído ya la demanda de productos. "Es inevitable, debido a que el cliente no encuentra el comercio abierto para adquirir los bienes que necesita".

Aseguró que en los próximos días las cifras serán más claras. "Se reflejará en gran medida en los costos internos. Hay que cancelar las nóminas, pues los trabajadores, a pesar de los ajustes por la crisis eléctrica, conservan sus puestos de trabajos".

Para los representantes de Fedecámaras, es prioridad que ningún ente del sector cierre, pues si lo hacen no volverán a abrir. "Las empresas "están absorbiendo las pérdidas en las mayorías de los casos".

A ello se le une "la incertidumbre bancaria, la asignación de divisas por parte de Cadivi, el cese del intercambio comercial con Colombia, el tema de las materias primas que antes se fabricaban en Venezuela y que no están presentes actualmente por la coyuntura financiera y la disminución de la actividad productiva que enfrentan las empresas básicas nacionales, además del tema eléctrico".