Los presidentes de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Germán Ruíz Aveiro y el de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), Eduardo Felippo, respaldaron este sábado la postura crítica del Gobierno paraguayo y el presidente electo, Horacio Cartes, sobre el Mercosur.

Felippo manifestó su apoyo al presidente saliente, Federico Franco, y al mandatario electo, Horacio Cartes, por su postura de rechazar volver al Mercosur mientras Venezuela cuente con la presidencia temporal del bloque, que asumió este viernes en la Cumbre de Montevideo.

El líder de los industriales paraguayos afirmó que el Mercosur sólo busca beneficiar a los "grandes", en su discurso inaugural de la trigésima segunda "Expo Feria Internacional", la mayor feria ganadera, industrial y agrícola de Paraguay.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, asumió este viernes la presidencia semestral del bloque en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del Mercado Común del Sur, que integran Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela y Paraguay, este último suspendido.

Cartes respondió reiterando que el ingreso de Venezuela en el Mercosur no se ajusta al Derecho, en un comunicado en el que dijo haber "tomado conocimiento" de que ese país asume la presidencia del bloque regional.

Cartes también manifestó que ha "tomado conocimiento" de la decisión del Mercosur de cesar a partir del 15 de agosto, cuando él asumirá el poder, la suspensión de Paraguay, lo que resalta -dijo- la "legitimidad" de los comicios del 21 de abril pasado, en los que fue elegido presidente.

El titular de la UIP agradeció a los parlamentarios del periodo anterior por el juicio político hecho al presidente Fernando Lugo, en junio de 2012, que terminó en su destitución.

Felippo criticó, además, que Brasil ejerciera "presión para que las empresas brasileñas sean las adjudicadas" en la licitación para la construcción de la una línea eléctrica.

"Estamos de acuerdo con las expresiones de los dos presidentes en relación al Mercosur. La dignidad de hoy, la firmeza de hoy es nuestra dignidad para el futuro. Nuestro país, de otra manera, no puede pertenecer al Mercosur", indicó.

Paraguay fue suspendido el 29 de junio de 2012 en castigo por el "quiebre democrático" que sus socios del Mercosur percibieron en la destitución en el juicio político parlamentario a Lugo.

El mismo día, Argentina, Brasil y Uruguay aprobaron el ingreso de Venezuela, bloqueado durante años por el Legislativo paraguayo.