Sala de Inversión. Actualmente, los mercados financieros están operando en un contexto cargado de incertidumbre ante los crecientes riesgos de un conflicto militar en Siria y ciertos factores económicos, como la incertidumbre sobre las tasas de interés en los Estados Unidos.

Frente a esta realidad, las acciones de Johnson and Johnson podrían ser un refugio de calidad, según detalló Andrés Cardenal, de Sala de Inversión América, en su informe.

Las razones se basan en que la entidad es la mayor empresa del mundo en el negocio de cuidado de la salud y consumo masivo. No solo su escala de negocios y su presencia internacional la diferencian de sus competidores, sino también su alto grado de diversificación en cuanto a líneas de negocios.

El segmento de dispositivos médicos y diagnóstico representa el 41% de las ventas de la empresa, la línea farmacéutica 38% de los ingresos y el segmento de productos de consumo aporta el 21% restante a la facturación. La empresa obtiene cerca del 70% de sus ventas en base a productos que ocupan la primera o segunda posición de mercado en sus diferentes negocios.

Este liderazgo de mercado representa fuertes ventajas competitivas para la compañía. Johnson and Johnson cuenta con abundantes recursos financieros para invertir en nuevos desarrollos, ya sea en base a investigaciones propias o vía adquisiciones, y la empresa se beneficia de una amplia red comercial que le permite introducir nuevos productos a escala global con mayor penetración de mercado que la mayoría de sus competidores.

Como todas las empresas del sector farmacéutico, Johnson and Johnson enfrenta permanentemente el desafío de renovar sus líneas de medicamentos ante los vencimientos de patentes. Si bien el proceso de investigación y desarrollo es siempre incierto, la empresa cuenta con una cantidad de proyectos en avanzado estado de desarrollo que la posiciona por encima de la mayoría de las compañías de la industria.

Además, desde una mirada de largo plazo, tendencias como el envejecimiento poblacional en países en desarrollo, especialmente en el segmento demográfico de baby boomers en los Estados Unidos presentan un importante viento de cola para la demanda de productos fabricados por la compañía.

Durante el último trimestre, la compañía supero las expectativas de los analistas en cuanto a ventas y ganancias. La facturación de la empresa se incrementó en 9% hasta alcanzar US$17.900 millones, y las ganancias por acción fueron de US$1,48 por acción excluyendo factores extraordinarios, un amento del 14% frente al mismo trimestre del año anterior.

Los mercados emergentes son un área de crecimiento especialmente importante para la compañía. Las ventas crecieron 21% en Brasil, 19% en Rusia, 15% en India y 11% en China durante el trimestre en cuestión.

Las operaciones de la empresa, ligadas a temas de salud o bienes de consumo indispensable, suelen ser más resistentes que otras ante períodos de debilidad económica, lo cual implica que la compañía es capaz de generar ingresos y flujos de caja relativamente estables ante los vaivenes del ciclo económico. El flujo de caja operativo de la compañía representa cerca del 20% de sus ventas, lo cual refleja el alto nivel de solvencia de la empresa.

El modelo de negocios es además muy rentable, la compañía cuenta con márgenes operativos en la zona del 25%, mientras que el retorno sobre el patrimonio neto está en la zona del 20% anual. Esto implica que, incluso ante escenarios adversos en cuanto a ventas, Johnson and Johnson cuenta con márgenes de rentabilidad lo suficientemente amplios para sostener sus ganancias.

La fortaleza fundamental de la empresa se ve reflejada en su política de dividendos, Johnson and Johnson a incrementado sus pagos en efectivo durante los últimos 51 años consecutivos, atravesando con éxito contextos económicos y políticos de los más variados.

En base a datos del último año, la empresa distribuyó cerca del 55% de sus ganancias como dividendos, lo cual implica que existe un margen considerable para seguir incrementando los pagos en el mediano plazo. Las acciones rinden actualmente una rentabilidad por dividendo de 3,1% anual.

Técnicamente, el activo parece estar encontrando soporte en la zona de US$86 por acción durante los últimos días. En caso de ruptura bajista, un soporte de mediano plazo podría estar en la zona de US$82,5, que funcionó como tal en junio.

En cuanto a objetivos al alza, el primero estaría en la zona de US$90 por acción que actuó como resistencia en mayo. Por encima de ese nivel podemos identificar un segundo objetivo alcista en el área de US$94,5 por acción, es decir, en máximos del año.

Las acciones de Johnson and Johnson cotizan a un ratio precio/ganancias de 19,3 veces los resultados del último año, una valuación que se encuentra en línea con los valores históricos promedio de la empresa. Tenemos un valor objetivo de mediano plazo de 95 por acción frente a un precio actual de US$87 y recomendamos la colocación de stop loss por debajo de US$82,5 por acción.

3212