Sala de Inversión. El futuro del precio del petróleo está divido, tanto por los fundamentos alcistas como bajistas que lo rodean. Los primeros apoyados en una menor demanda de combustible, vinculada a una menor perspectiva de crecimiento económico, mientras que los segundos están relacionados a una serie de eventos geopolíticos que imponen riesgos en la producción, entre ellos, el posible ataque a Siria por parte de Estados Unidos.

Por si fuera poco, los dos tipos de crudo de referencia han evolucionado de una forma completamente distinta en lo que va de 2013: el barril WTI acumula una subida del 16,78% este año, mientras que el Brent registra ganancias de apenas el 0,24%, destaca el informe de Martín Perera, Client Trading Services de Saxo Capital Markets.

Debido a que el WTI está muy influido por la política energética que los Estados Unidos está llevando a cabo, consideramos que el Brent refleja en mejor medida el comportamiento de la oferta y la demanda de petróleo a nivel mundial.

Es por este motivo que ambos tipos de crudo han estado evolucionando en forma tan diferente y provocan una importante distorsión en la expectativa de precios. Por lo antes expuesto, centraremos el análisis en el comportamiento y los fundamentos del Brent.

Actualmente, no hay dudas sobre la desaceleración económica a nivel mundial: las principales potencias han experimentado bajo crecimiento económico y las economías emergentes, que estaban siendo el principal motor económico, han mostrado resultados negativos, que indican desafíos en el corto plazo.

Debido a lo anterior, los principales organismos internacionales, como el Banco Mundial y el FMI (Fondo Monetario Internacional) han bajado en los últimos meses las perspectivas de crecimiento.

Claramente, una economía que crece menos necesita menos energía para producir y, por consiguiente, se requiere menos petróleo.

El comportamiento de la demanda está más que incluido en el precio del crudo y no es el fundamento que en este momento está incidiendo en la volatilidad del precio del commodity.

La volatilidad del petróleo se debe al comportamiento de la oferta. El conflicto social y político en Siria ha alcanzado una dimensión muy importante y es por ello que la comunidad internacional está discutiendo si es oportuno iniciar un conflicto bélico.

La discusión ha provocado un aumento en el precio del barril Brent, que lo llevó a registrar el nivel de US$117,41para fines de agosto. En los últimos días, el precio ha bajado a niveles de US$111 debido a que Rusia ha intermediado, evitando por el momento que Estados Unidos inicie algún tipo de intervención militar en Siria.

A pesar de este evento geopolítico, a nuestro entender, la mayor preocupación son las interrupciones en la exportación de petróleo de Libia. Los últimos reportes indican que la producción diaria de este país es de 200.000 barriles por día, mientras que en el mes de marzo esta producción oscilaba entorno a los 1.400.000 de barriles diarios.

Evidentemente, una baja en las exportaciones de uno de los principales países exportadores provoca una incidencia significativa en el precio:

3235

A pesar de la caída del precio de los últimos días, aún hay fundamentos suficientes para dar soporte al precio y, por consiguiente, es probable que el nivel de US$110 por barril se mantenga hasta tanto el conflicto de Siria finalice y se normalice la exportación de petróleo de Libia.

Recomendamos estar muy atentos a estos dos eventos ya que son los únicos que podrían provocar una fuerte corrección en el precio del barril de petróleo en el corto plazo. El escenario más probable es que el precio continúe oscilando entre los US$110 y los US$119 de aquí a fines de 2013.