Ho Chi Minh, Vietnam. Intensificar y ampliar la integración regional es esencial para fortalecer la estabilidad y resistencia de las economías de Asia oriental frente a los riesgos globales, en particular, la posibilidad de otra crisis financiera, de acuerdo con líderes empresariales y gubernamentales que se dieron cita en una mesa redonda en la jornada inaugural del Foro Económico Mundial sobre Asia Oriental 2010.

Si bien Asia oriental ha capeado la crisis económica mundial, es fundamental que los países tomen medidas coordinadas para garantizar que la región alcance una posición aún mejor para soportar nuevos disturbios.

"El espíritu de regionalismo abierto es muy importante", dijo Donald P. Kanak, presidente de Prudential Corporation Asia en Hong Kong, en la sesión que se centró en cómo Asia oriental da respuesta a los riesgos globales.

"Si hay algo que hemos aprendido, es que el espíritu de libre comercio y abrir el capital ha generado que un fuerte crecimiento (de Asia oriental) sea posible", agregó Kanak.

Victor LL Chu, de Hong Kong, presidente y consejero delegado de First Eastern Investment Group, miembro de la Junta de la Fundación del Foro Económico Mundial, reconoció que  "tenemos que acelerar la cooperación regional y la coordinación. Conocer todas las restricciones del mercado mundial, la ASEAN Más Tres (Sur-Este de Asia junto con China, Japón y Corea del Sur) es el mínimo. ASEAN es muy limitada para ser la tercera pata del taburete. ASEAN Más Tres tendrá la oportunidad de crear un poderoso bloque comercial".

Para fortalecer sus economías, los panelistas argumentaron que los países del Asia oriental debe centrarse en otras dos prioridades: la promoción de un crecimiento incluyente y la sostenibilidad del medioambiente.

"Muchas economías de Asia han de prestar atención a que los beneficios de las políticas deben ser compartidas por todos y no sólo por los segmentos privilegiados de la sociedad", advirtió Masahiro Kawai, decano y director ejecutivo del Instituto del Banco Asiático de Desarrollo en Japón, y un miembro de la Foro Económico Mundial el Consejo Global del Programa de riesgo financiero sistémico.

En tanto, Kiat Sittheeamorn, presidente de la oficina de Comercio Representativo de  Tailandia, observó que invertir en la economía verde "sería una oportunidad de negocio muy grande para muchos países".

Kiat también pidió a los países de Asia oriental considerar la posibilidad de tener una moneda regional. "Vamos a comenzar el primer paso, la coordinación macroeconómica entre los países. Eso es mucho más pragmático", afirmó.

"Los países de la región debe intensificar la colaboración en el desarrollo y la regulación del sector financiero", agregó Nguyen Van Binh, presidente del Banco Industrial y Comercial de Vietnam, y añadió que "también debemos encontrar la manera de apoyarnos mutuamente en una crisis. Este es el mayor desafío".

"Si bien los países del Asia oriental deben impulsar la cooperación, cada uno debe cuidar de su propia economía para hacerla más eficiente y productiva", dijo Balaji Sadasivan, ministro de Relaciones Exteriores de Singapur. Para lograr aquello, su receta es: "mejorar la gobernabilidad, invertir en infraestructura y en recursos humanos o en el desarrollo de las personas".