Nueva York. Los inventarios de petróleo de Estados Unidos registraron una inesperada expansión la semana pasada, mientras que las existencias de productos derivados cayeron debido a la continua disminución de la actividad de refinado, según datos publicados este miércoles por el Departamento de Energía de Estados Unidos.

Los inventarios de crudo se incrementaron en 2,3 millones de barriles a 328,99 millones de barriles en la semana concluida el 29 de enero.

La cifra se compara con la estimación promedio de 14 analistas encuestados por Dow Jones Newswires, que señalaron que los inventarios no registrarían variación frente a los niveles de la semana anterior.

Las existencias de gasolina, en tanto, disminuyeron 1,3 millones de barriles a 228,12 millones de barriles, según el informe semanal de la Administración de Información de Energía del Departamento de Energía.  El sondeo Dow Jones Newswires había estimado un incremento de 1 millón de barriles.

En tanto, las existencias de derivados del petróleo, que incluyen el combustible de calefacción y el diésel, registraron una caída de 948.000 barriles a 156,55 millones de barriles. Los analistas proyectaban una contracción de 800.000 barriles.

La tasa de utilización de la capacidad instalada de las refinerías cayó 0,8 de punto porcentual al 77,7%. Los analistas esperaban que la capacidad se mantuviera sin variación en 78,5%.