Bagdad. El ministro de Petróleo iraquí, Hussain al-Shahristani, dijo el sábado que espera que Irak se transforme en el principal productor mundial de petróleo dentro de seis a siete años, y que la OPEP debería tener en cuenta la necesidad de su país de reconstruir su economía.

Emergiendo de las sombras de la guerra y deseosa de generar petrodólares para su reconstrucción, Bagdad parece lista para elevar su capacidad a 12 millones de barriles por día en seis o siete años, y fortalecer su postura para futuras negociaciones sobre cuotas de bombeo con la OPEP.

"No podemos hallar una razón que impida que la producción iraquí se vuelva más elevada que la de cualquier otro estado de la OPEP y también de estados fuera de la OPEP. Esperamos que eso ocurra en los próximos seis o siete años con coordinación y acuerdos con otros productores de la OPEP", indicó.

Irak ha firmado una serie de acuerdos de desarrollo de yacimientos petrolíferos con firmas petroleras globales - que ofertaron por campos en dos licitaciones de energía el año pasado -, en una nación que posee las terceras mayores reservas mundiales de crudo.

A diferencia de los otros 11 miembros de la OPEP, Bagdad no está sujeto a las metas de producción que el grupo usa para establecer los niveles de suministro. La OPEP eximió a Irak en la década de 1990, cuando estaba bajo sanciones.

"Irak ha sido privado de tener un nivel de exportación justo durante los últimos años, durante los cuales no pudimos producir o exportar petróleo mientras otros Estados se beneficiaban por esto y éramos capaces de exportar a mayores niveles", dijo a periodistas Shahristani.

"La OPEP debería considerar la necesidad de Irak de obtener ingresos por petróleo para reconstruir su economía y su país. Irak tiene una necesidad definida de lograr estos ingresos", aseveró.

Irak dijo la semana pasada que espera presentar a socios de la OPEP en el 2011 ideas para pautas sobre nuevas cuotas cuando tomen forma sus planes de elevar la capacidad de producción.