Teherán. Irán ordenó seis tanqueros de China para transportar el gas natural licuado (GNL) que espera exportar desde sus enormes reservas de combustible, reportó el domingo la agencia semioficial de noticias Fars.

La orden -por un valor de entre US$200 y US$220 millones por embarcación- es una señal de que las relaciones económicas de China con Irán siguen siendo bastante buenas, pese al apoyo de Pekín a un nuevo borrador de la ONU que busca presionar a Teherán para que suspenda su programa nuclear.

Mohammad Souri, director gerente de National Iranian Tanker Co, dijo que Irán usualmente compra embarcaciones surcoreanas pero que consideró que la oferta china era más apropiada.

En otro signo de relaciones cordiales, un funcionario municipal de Teherán dijo el domingo que China concedió un préstamo de 1.000 millones de euros (US$1.230 millones) para inversiones en infraestructura, como la construcción de carreteras, reportó Fars.

A diferencia de Qatar, su vecino en el Golfo con el que comparte el vasto campo de gas South Fars, Irán aún no produce GNL. El desarrollo de la industria de gas de Irán se ha visto afectado por años de sanciones que han disuadido a los inversores.

Reflejando la creciente importancia de China para la industria energética del país miembro de la OPEP, el año pasado China National Petroleum Corporation alcanzó un acuerdo de 4.700 millones de dólares para desarrollar la fase 11 de South Pars, reemplazando a la firma Total de Francia.

China también está en conversaciones con Irán para desarrollar su industria de GNL.