Madrid. Isolux Corsán ha comenzado a operar uno de los cuatro módulos de 50 megavatios (MW) del parque eólico de Loma Blanca de Argentina, una primera fase que ha contado con una inversión aproximada de 96 millones de euros (US$126 millones).

Esta primera fase del parque, que en su conjunto contará con 200 MW, generará energía suficiente para abastecer el consumo anual de casi 70.000 hogares y evitará la emisión a la atmósfera de unas 128.000 toneladas anuales de CO2.

El parque cuenta con 17 aerogeneradores de 3 MW, 44 km de líneas de 132 KV y una nueva subestación eléctrica de 132 KV. Toda esta infraestructura eléctrica dispone de una capacidad de producción anual de 183.450 MW/h y, la capacidad final de generación una vez concluidas las obras de los cuatro módulos será de 200 MW.

Para financiar los trabajos, que se han desarrollado durante 16 meses, Isolux Corsán, ha realizado una emisión de bonos en el mercado argentino.

Isolux Corsán Argentina ha reinvertido parte de los fondos obtenidos en la compra de equipos y suministros de fabricantes nacionales, así como en la subcontratación de empresas constructoras provinciales que han ejecutado los trabajos de obra civil y montaje electromecánico.

El proyecto se enmarca dentro del Plan Nacional Genren y constituye una de las mayores iniciativas de generación eólica de Sudamérica.

En el diseño, financiación, construcción y operación de parques eólicos, la compañía cuenta con una potencia total acumulada de 471 MW.