São Paulo. El cambio en cuanto al perfil de crédito de la cartera de Itaú Unibanco, que propició la reducción del índice de incumplimiento al 4,2%, junto al constante esfuerzo realizado en el sentido de controlar los gastos y aumentar la  eficiencia, propició que el banco obtuviese un beneficio neto recurrente de R$7,1 mil millones (US$3,1 mil millones) en el primer semestre de 2013 y un retorno sobre el patrimonio neto promedio del 19,3%.

La cartera de crédito total ajustada sumó R$467,5 mil millones (US$206,7 mil millones), con una subida del 8,0% en 12 meses. Líneas de financiamiento como crédito inmobiliario a personas físicas y crédito consignado siguen aumentando su participación con crecimientos del 32,4%  y del 58,6%, respectivamente, en comparación con la misma fecha de 2012. Asimismo, hubo una importante evolución del 15,8%  en la cartera de grandes empresas y, en el ámbito internacional, la cartera de crédito de Latam (excluido Brasil) llegó a R$34,4 mil millones, lo que supone una evolución del 37,8%.

Las iniciativas que el banco adoptó con la intención de mejorar la calidad de la cartera de crédito fueron eficientes, explicó la entidad en un comunicado. 

El índice de incumplimiento medido por créditos vencidos desde hace más de 90 días alcanzó el 4,2% en junio de 2013, el índice más bajo desde la fusión entre Itaú y Unibanco, con una mejora de 0,3 punto porcentual en el trimestre y de 1,0 punto porcentual en 12 meses.  

El descenso del incumplimiento trajo consigo una reducción del 20,2%  en los gastos de provisiones para créditos incobrables, que sumaron R$9,9 mil millones en el primer  semestre de 2013. El resultado de créditos incobrables, neto de las recuperaciones de créditos, se redujo un 24,9% en comparación con el mismo periodo de 2012.

“Hemos superado el pico del incumplimiento. El índice obtenido es el más bajo desde la fusión. Aparte de haber logrado controlar el incumplimiento, nuestros costos se situaron por debajo de la inflación en doce meses. Eso demuestra nuestros esfuerzos exitosos desde el punto de vista operativo, con un crecimiento selectivo y buena calidad de  crédito”, afirma Rogério Calderón, director corporativo de Contraloría de Itaú Unibanco.

A lo largo del primer semestre de 2013, los ingresos por servicios y seguros crecieron 19,3% respecto al mismo periodo del año anterior. El crecimiento de tales ingresos, junto con el control de los gastos y la modificación del mix de productos, caracteriza la estrategia de Itaú Unibanco ante el panorama actual. 

“Creamos una serie de productos para el cliente que añaden valor sin gravarmás por ello. Pongamos por ejemplo  el producto Maxi Conta Bônus Celular, que  brinda al cliente más  créditos  en el  teléfono celular de los que pagó”, explica Calderón.

El índice de Basilea llegó al 17,5%, con un crecimiento de 0,6 punto porcentual desde la misma fecha de 2012, lo que pone de manifiesto la sólida posición de capital de Itaú Unibanco. 

“Nuestro resultado refuerza el equilibrio del mix que habíamos planificado desde hace tiempo, centrado en las carteras de menos riesgo. Con la buena posición de capital que tenemos, además de la mayor eficiencia de nuestras operaciones,  vamos  a pensar en las  oportunidades que puedan generar aún más  valor a los clientes  y accionistas”, termina diciendo Calderón.