México. La izquierda mexicana anunció este martes que ha "cerrado filas" para defender el carácter público de la petrolera Petróleos Mexicanos (Pemex) y rechazó la posibilidad de que sean necesarios cambios en la Constitución para reformar la industria energética.

La reforma energética, de la que depende el futuro de Pemex, que sufre en un gran rezago en sus niveles de competitividad, es uno de los principales desafíos políticos al que se enfrenta el presidente Enrique Peña Nieto.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), el principal grupo de la izquierda mexicana, convocó este martes a los periodistas en un hotel de esta capital para fijar su postura sobre el tema, que ha generado un fuerte debate político en las últimas semanas.

"No se requieren reformas constitucionales para impulsar y modernizar a Pemex y a la industria energética", afirmó el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, quien estuvo acompañado de los principales dirigentes del partido.

La postura se conoce después de unas recientes declaraciones de Peña Nieto al Financial Times en las que afirmó la necesidad de "cambios constitucionales" para "dar certidumbre a los inversores privados" con el fin de modernizar la industria petrolera.

Posteriormente, altos funcionarios dijeron que cualquier reforma del sector surgirá del Pacto de México, el acuerdo de consenso político firmado por Peña Nieto y los principales líderes políticos el pasado 2 de diciembre.

También señalaron que de ese foro surgirá tanto la propuesta formal que será llevada al Parlamento como las leyes que se deben cambiar para modernizar una empresa que es clave en la economía mexicana porque genera el 40% de los ingresos del fisco.

Zambrano anunció que el PRD trabaja una iniciativa que incluirá la reforma de doce leyes y una nueva iniciativa legal con el fin de modernizar a Pemex y el sector, que han venido diseñando en los últimos meses dirigentes de ese grupo político.

Las leyes que propone cambiar el PRD incluyen, entre otras, las normas que afectan al funcionamiento del sector y el de Pemex, las energías renovables y, fundamentalmente, la tutela que mantiene la Secretaría de Hacienda sobre las operaciones de Pemex.

Una de las propuestas establece que Pemex cuente con autonomía en la definición de su presupuesto y de su gestión, y que la Secretaría de Hacienda "quede fuera" del control del presupuesto de la petrolera para que pueda operar con criterios productivos, aunque supervisada por la Auditoría Superior.

Asimismo, propone una nueva ley para crear un fondo de excedentes por ingresos petroleros destinado a garantizar la estabilidad de los ingresos públicos con aportaciones de Pemex cuando el precio del barril exceda lo fijado por el Parlamento.

En su comparecencia ante los periodistas, sin aceptar preguntas, Zambrano dijo que el tema había sido debatido por dirigentes y legisladores del PRD durante una reunión de dos horas "de enorme importancia" que se había celebrado inmediatamente antes.

"La izquierda es indispensable e insustituible en el debate sobre la reforma energética", afirmó Zambrano, acompañado por dos docenas de dirigentes de su partido.

"En este tema estamos unidos. Tenemos plenas coincidencias en el seno del PRD y en la izquierda, y estamos cerrando filas", agregó el político, que está encontrando fuerte oposición en su partido por su papel en el Pacto por México.

Zambrano llamó la atención sobre la necesidad de que Pemex acometa una política de lucha contra la corrupción "entre funcionarios y dirigentes petroleros", a quienes no mencionó y que, dijo, "entorpecen el funcionamiento de la empresa".

Cuautéhmoc Cárdenas, fundador del PRD y encargado de diseñar propuestas sobre la reforma energética, dijo que esa formación es la única fuerza política que ha fijado su posición en torno a la reforma energética y convocó al resto de los partidos y al gobierno a "que fijen sus posiciones en torno a estas cuestiones".

"Será muy importante que de parte de otros actores políticos se nos diga qué se quiere privatizar en el terreno de la industria petrolera, qué sectores, con qué razones, con qué procedimientos, qué leyes se requieren modificar", afirmó Cárdenas.