Dusseldorf. Rapidshare ganó una batalla judicial al ser absuelto por un tribunal alemán por sus supuestas responsabilidades en la filtración de los archivos del juego Alone in the dark de Atari.  

La distribuidora de videojuegos exigía a Rapidshare el filtrado de los contenidos para impedir el albergue de los archivos y que completara el filtrado automático con otro manual.

Según la información publicada en El País, el tribunal argumentó que la petición de Atari era imposible de realizar, ya que la filtración automática a través de palabras claves podía conducir al bloqueo de archivos ajenos al videojuego.

El tribunal de justicia dictaminó que Rapidshare no estaba obligada a supervisar los contenidos a priori, sino a desalojar un archivo albergado cuando se tiene conocimiento explícito de su ilegalidad.

En este sentido, la responsabilidad de la filtración de los archivos recaen en Atari, por no haber identificado correctamente los contenidos para después haber sido bloqueados.