Londres. La estadounidense Kraft Foods acordó este martes lanzar una operación de compra por Cadbury con la recomendación del directorio de la chocolatera británica por unos 11.900 millones de libras (US$19.600 millones).

La operación supondrá la creación del mayor grupo de dulces después de unas frenéticas negociaciones desde el lunes, en las que el gigante estadounidense de la alimentación ofreció más efectivo para desbloquear un punto muerto que duraba ya cuatro meses.

La presidenta ejecutiva de Kraft, Irene Rosenfeld tuvo que acordar una mayor inyección de efectivo en su oferta y reducir el número de acciones nuevas de Kraft con el fin de ganarse al presidente de Cadbury, Roger Carr, y ablandar al inversor multimillonario Warren Buffett.

La oferta en acciones y efectivo de Kraft valora cada una de las acciones de Cadbury en 840 peniques, con un dividendo extraordinario para los accionistas de 10 peniques, dejando el total en 850 peniques, lo que provocó una opinión unánime del directorio de la británica a favor del acuerdo.

Kraft dijo que el acuerdo tendría un efecto positivo en los resultados del 2011 de unos 5 centavos por acción y daría un retorno de la inversión en torno a 15%, muy por encima del costo de capital para la estadounidense.

La nueva oferta consiste en 500 peniques de efectivo y 0,1874 acciones nuevas de Kraft, frente a una oferta original de 300 peniques en efectivo y 0,2589 acciones nuevas.

Buffett, que tiene cerca de 10% de Kraft, había advertido a Rosenfeld que no pagara en exceso ni emitiera demasiadas acciones de Kraft.

Kraft dijo este martes que emitiría 265 millones de acciones nuevas de Kraft en lugar de los 370 millones de acciones de la propuesta inicial.