La feria gastronómica peruana Mistura, la más grande de Latinoamérica, cierra este domingo su sexta edición tras ofrecer platos de diversos puntos del país a miles de comensales y albergar por primera vez el Encuentro Gastronómico Internacional, que reunió a 20 de los cocineros más reconocidos del mundo.

Mistura se mudó este año a una explanada frente al mar, en el distrito limeño de Magdalena, donde en once hectáreas se levantaron "12 mundos" que reunieron a restaurantes, huariques (lugares pequeños poco publicitados) y carretillas (comida ambulante) en torno a la diversidad de la comida peruana.

"El principal desafío de este año ha sido ir a un sitio nuevo. Siendo peregrinos de varios parques de Lima (en años anteriores), encontrar un sitio donde nos vamos a quedar cinco años es muy gratificante", declaró a Efe Bernardo Roca Rey, presidente de la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega), organizadora de la feria.

Otra de las novedades de Mistura, que abrió sus puertas al público el 6 de septiembre pasado, fue el Encuentro Gastronómico Internacional, inaugurado por el cocinero francés Alain Ducasse, quien posee 17 estrellas Michelin en los 20 restaurantes que gestiona en el mundo.

"La escena culinaria peruana es increíblemente burbujeante. El país tiene una rica diversidad, donde la quinua y la papa son dos productos emblemáticos, pero no los únicos... Y lo mas importante, cada cocinero tiene conciencia que debe encontrar su propio estilo de expresión. Mañana Perú será uno de los grandes actores de la escena culinaria mundial", indicó Ducasse en su cuenta de Facebook.

En el Encuentro, que duró cuatro días, también expusieron los reconocidos cocineros españoles Albert Adrià, José Andrés y Andoni Luis Aduriz, el danés René Redzepi, el italiano Massimo Bottura, el brasileño Alex Atala, el chileno Rodolfo Guzmán y los peruanos Gastón Acurio y Virgilio Martínez, entre otros.

Acurio, cuyo restaurante Astrid & Gastón de Lima fue distinguido a inicios de este mes como el número uno de Latinoamérica, según la lista de Los 50 Mejores Restaurantes de la región, fue el encargado de cerrar el Encuentro.

"Queríamos contar historias con los momentos que estamos viviendo. Todos celebramos con orgullo nuestra identidad (peruana)... Todos los pueblos del mundo han enriquecido nuestra cocina. Hemos absorbido todo lo bueno de cada cultura y le hemos puesto identidad peruana", señaló Acurio durante su ponencia.

Bernardo Roca Rey resaltó a Efe el "poder de convocatoria" de Mistura y dijo que entre los planes a corto plazo de la feria figura que asista gran cantidad de estudiantes de otros países.

"Estamos planeando hacer un intercambio cultural de estudiantes de gastronomía del mundo entero. Estudiantes peruanos acá hay unos 80.000 y pondrían sus viviendas a disposición y su tiempo para atender a los estudiantes del mundo entero que quieran compartir la experiencia de Mistura el próximo año", reveló.

Como parte de la diversidad peruana se instalaron el mundo Limeño, el de las Brasas, del Cebiche (pescado cocinado en limón), del Anticucho (carne de res a la parrilla), el Andino, Amazónico, Oriental, Norteño, Sureño, de los Sánguches, de Tabernas y Bares y de los Líquidos.

Además, se realizó la primera Choco Expo Perú, donde mas de 30 expositores ofrecieron diversos productos derivados del cacao, entre ellos de sus variedades nativas peruanas, y en la que hubo demostraciones de recetas, como la realizada por el francés Stephane Bonnat.

También hubo un espacio especial dedicado a la quinua, grano andino que celebra en 2013 su año internacional, al café y al pan, y en el sector del Gran Mercado, 400 agricultores pusieron a disposición de los comensales sus mejores cultivos autóctonos.

"Hemos logrado ser el epicentro del mundo de la gastronomía y eso no es fácil. Es una oportunidad de oro del Perú para continuar la ruta que ya hemos emprendido", aseguró Roca Rey.

El aroma de las cocinas de la feria cautivó durante sus recorridos a los ávidos asistentes que no dudaron en hacer largas filas para saborear los codiciados platos peruanos, entre ellos el "chancho al palo", cocinado durante horas sobre unos leños que dejan la carne crujiente, y que resultó uno de los mas populares.

El clima de fiesta que se vivió estuvo cubierto por conciertos de artistas locales, pasacalles artísticos, una exposición fotográfica y un acuario de mas de 600 metros cuadrados, donde se exhibieron mas de 20 especies marinas.